19 de Diciembre de 2018

Opinión

Regreso a China

El rescate de una mujer 'secuestrada' por su marido fue posible gracias a un estudiante de chino mandarín, a quien la víctima pudo explicar su situación.

Compartir en Facebook Regreso a ChinaCompartir en Twiiter Regreso a China

Esta semana, supimos que una joven china fue rescatada de su marido, también chino, que la había comprado a los padres de ésta, la explotaba laboralmente, la golpeaba y la mantenía prácticamente recluida.

El rescate fue posible gracias a un estudiante de chino mandarín, a quien la víctima pudo explicar su situación, dando lugar a que las autoridades procuraran su pronta repatriación. Una triste historia con final feliz, tal vez, pero que abre un abanico de dudas y preguntas, algunas de las cuales comento.

1. Es dudoso que ser regresada a casa de sus padres resulte beneficioso para Fang Zheng, la joven víctima. Si éstos en efecto la vendieron, es improbable que su retorno sea bien recibido, especialmente cuando ya contrajo matrimonio y será muy difícil que pueda volver a hacerlo en mejores condiciones, quedando en riesgo de ser revendida, ahora como mercancía de segunda mano. La discriminación hacia la mujer en China es atroz, aun comparándola con la de México, y se expresan con crudeza dentro de las familias.

2. Existen en muchos otros casos semejantes. Jóvenes mayas monolingües, con frecuencia menores de edad, son regularmente traídas a esta ciudad como trabajadoras domésticas en condiciones miserables de trabajo, que suelen incluir los golpes y el abuso sexual. En tanto la maya no se enseñe de manera generalizada, las condiciones de incomunicación de estas mujeres serán comparables a las de la china rescatada. Sin embargo, sus vía crucis no reciben la misma atención, pues la discriminación lingüística va aparejada con un profundo racismo que desprecia el dolor de los indios.

3. Incontables mujeres, indias y blancas, ricas y pobres, son objeto cotidiano de golpes, violencia y vejaciones de todo tipo por parte de esposos, padres, hermanos y patrones. La semi-reclusión domiciliaria y el control absoluto por parte de sus maridos son condiciones cotidianas de vida de muchas mujeres hoy y aquí.

4. En China, el gobierno controla rígidamente los movimientos poblacionales y de capital, por lo que la numerosa emigración hacia México sólo puede resultar de una política expresa del Estado chino, que de esta forma coloca a sus nacionales y a sus intereses en nuestra geografía. Sería prudente que el gobierno mexicano explicara abiertamente cuánto de esas políticas conoce y cómo las asimila en nuestras propias políticas migratorias.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios