25 de Septiembre de 2018

Opinión

Renacimiento

Se puede hacer una lista de “incapacidades imaginarias”. ¡Cuántas cosas queremos hacer y no nos atrevemos!...

Compartir en Facebook RenacimientoCompartir en Twiiter Renacimiento

…darme cuenta que la vida es un movimiento continuo que fluye, nos traspasa y se extingue… me refiero a esta vida que conocemos y vivimos por tiempo limitado.- Elizabeth Kubler-Ross, psiquiatra  

Existen situaciones, sucesos y personas que escapan de nuestro control, esto es una verdad indiscutible. La mente no quiere discernir entre lo que sí depende de nosotros y lo que no. Es el ego que no se conforma con lo que somos: seres humanos limitados. 

Cuando se acepta y vive de acuerdo con esta realidad, la visión del mundo cambia; dejamos de ser compulsivos y logramos la paz interior. Al desarrollar nuestro potencial (talentos y cualidades), sin buscar ser reconocidos, las personas se acercan al no percibir vanidad ni ansia de fama, competencia o control. Existe una atracción especial por quienes procuran coherencia y autenticidad. 

No se necesita gran esfuerzo para vivir en plenitud y simplicidad. Sólo es fluir, haciendo a un lado la “ambición de ser y tener más…”. Las fortalezas y cualidades individuales se hacen presentes, trascendiendo a la propia persona. Nos acercamos a la integridad y a la consonancia con uno mismo y con el prójimo.  

Dejar de sufrir por alcanzar lo inalcanzable, aunque duela; se limpia el campo de las creencias que se han almacenado en la mente a lo largo de la vida (las que no sirven y estorban). Hay que revisar el campo cognitivo, emocional y del comportamiento. 

Se puede hacer una lista de “incapacidades imaginarias”. ¡Cuántas cosas queremos hacer y no nos atrevemos! Hay que comenzar por las más fáciles, para no desanimarnos y reconocer nuestros logros. Es importante conscientizar las “dependencias irracionales”. Tal vez dependemos innecesariamente de otras personas por pereza, inseguridad o ineficacia; como tomar decisiones personales, etc., llevar las riendas de la propia vida es muy satisfactorio. 

¡Sacúdete, anímate, actúa! Por último, revisar y enlistar “los sueños aparentemente irrealizables”. Hay cosas que nos gustaría hacer y que por una razón u otra hemos postergado. Recordemos: “El futuro es HOY”, simplemente, porque la vida es AHORA. 

Desechemos el qué dirán. Recordemos que tenemos derecho de decidir lo que es relevante para vivir mejor. El tiempo está corriendo, tic, tac, tic, tac… 

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios