16 de Octubre de 2018

Opinión

Reservas naturales ¿protegidas?

Mucho antes de que surgieran la Profepa, la Semarnat, los grupos ambientalistas como Greenpeace o partidos ecologistas, la Marina ya protegía los recursos marinos.

Compartir en Facebook Reservas naturales ¿protegidas?Compartir en Twiiter Reservas naturales ¿protegidas?

El pasado lunes, en el marco de la COP 13 en Cancún, el presidente Peña Nieto decretó cuatro nuevas reservas de la biosfera y otras cinco áreas protegidas, con lo que asignó 65 millones de hectáreas para la conservación ambiental. Muy bien, pero ¿su cuidado y preservación está garantizados?

Mucho antes de que surgieran la Profepa, la Semarnat, los llamados grupos ambientalistas como Greenpeace o partidos ecologistas que se han erigido en defensores de la biodiversidad, la Marina ya protegía --y lo sigue haciendo-- los recursos marinos, pues su ley orgánica establece entre sus obligaciones la vigilancia y preservación de las Áreas Naturales Protegidas (ANP).

Gracias a la presencia de infantes de Marina destacados en cientos de partidas en las islas y litorales mexicanos, y al patrullaje permanente de buques de la Armada, se ha dado cumplimiento a las vedas en los campos pesqueros para asegurar el desarrollo sustentable y la preservación de especies como camarón y caracol; también se ha revertido la extinción de la tortuga marina, sobre todo en el Pacífico mexicano donde era fácil presa de predadores, principalmente el hombre.

Isla Tiburón, la tierra de los seris en Sonora, es una reserva ecológica y hábitat del venado bura, borrego cimarrón y mucha flora endémica; más recientemente se encomendó a la Armada la protección de la vaquita marina y la especie totoaba en el Alto California, mientras que en Chetumal se cuida al manatí con la recuperación de la bahía, que ahora luce más limpia.

En este esfuerzo, la institución naval ha sido acompañada por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, que tiene a cargo la administración de las ANP, uno de los instrumentos básicos de la política de conservación de la biodiversidad.

Nosotros también podemos y debemos contribuir a la conservación de los ecosistemas y con ello ayudar al planeta si educamos a nuestros hijos para conservar la naturaleza, algo de capital importancia pues de ello depende su futuro. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios