25 de Septiembre de 2018

Opinión

Restauración en Uxmal (1927-1928)

Entre los escombros del derrumbe de 1926 se recuperaron las piedras de la fachada con diseños de grecas, celosías, dados y mascarones de Chaac que decoraban los paneles y esquinas del edificio.

Compartir en Facebook Restauración en Uxmal (1927-1928)Compartir en Twiiter Restauración en Uxmal (1927-1928)

Hace algunas semanas comentamos el primer informe de derrumbe que ocurrió en el mes de octubre de 1926 en el costado poniente del extremo norte del Palacio del Gobernador de Uxmal, reportado por  Eduardo Martínez Cantón y José A. Erosa Peniche. 

Por instrucciones del Ing. José Reygadas Vértiz, que  ejercía el cargo de director de Arqueología, se realizaron las labores de restauración en el Palacio del Gobernador en las temporadas del 6 al 24 de noviembre de 1927 y del 14 de julio al 6 de agosto de 1928.  

En la primera temporada se comenzó con la recuperación de las piedras labradas ornamentales de entre los escombros del derrumbe. 

De esta delicada labor depende la recuperación y la reposición de la fachada con la ayuda de cuadrillas de albañiles y auxiliares. 

Entre los escombros se recuperaron las piedras de la fachada con diseños de grecas, celosías, dados y mascarones de Chaac que decoraban los paneles y las esquinas del edificio.  

Todos los elementos recuperados se extendieron al pie del edificio y se acomodaron ajustándolos, consultando diferentes fotografías antiguas tomadas desde ángulos en los que se veía la fachada completa. 

Las consultas de fotografías con un lente de aumento fueron las herramientas indispensables para solucionar varias dificultades técnicas  que se presentaron para determinar de manera precisa la posición original de cada una de las piedras que decoraban la fachada. 

El desplome de la fachada ocasionó la fragmentación de varias piedras que van empotradas en el muro y reciben la carga del friso. 

Este problema se resolvió con la ingeniosa creatividad de José Erosa Peniche, que se dio a la tarea de perforar los dos fragmentos de la piedra y unirlos nuevamente con ayuda de barras de acero introducidas en las perforaciones y que funcionan a manera de refuerzo. Después de tres meses de trabajo se recuperó este sector del edificio, lo que nos permite disfrutarlo hasta hoy. 

También es importante señalar que de estos informes rescatamos criterios como la técnica de colocar señalamientos en las piedras de recubrimiento antes de desmantelar sectores deteriorados de los edificios, la consulta de fotografías antiguas como evidencias antes de intervenir la arquitectura y la aplicación de almas de acero para consolidar elementos arquitectónicos. 

Son técnicas que hoy seguimos aplicando en la conservación y la restauración de monumentos prehispánicos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios