16 de Octubre de 2018

Opinión

Revés turístico en el sur

La deficiente promoción del sur explica en parte el reciente fracaso en ocupación hotelera..

Compartir en Facebook Revés turístico en el surCompartir en Twiiter Revés turístico en el sur

La deficiente promoción del sur explica en parte el reciente fracaso en ocupación hotelera. Pero hay que añadirle la deficiente oferta en materia de servicios, ya que sigue convertido en proyecto el impulso del concepto turístico del sur, en cuyo menú se deben incluir los destinos de sol y playa cercanos, así como la gastronomía, hoteles y recorridos a zonas arqueológicas que son desconocidas para gran parte de los visitantes, incluidos los de casa. 

Como es costumbre, muchos prestadores de servicios aprovecharon este puente largo para interrumpir actividades, lo que fue muy común en el centro de Chetumal. Y en tales condiciones es muy difícil fortalecer un concepto para atraer al turismo nacional, cuya opción más inmediata en el sur es la Costa Maya.

Mucho se tiene que hacer para impulsar una oferta turística integral que no se agote en los atractivos naturales y que incluya el legado de la cultura maya que impresiona sobre todo a los turistas europeos.

El sur cuenta con enormes atractivos naturales que puede explotar para atraer a un mercado que rastrea lo novedoso, escapando a la rutina de los sitios regularmente visitados, entre ellos los que manejan el concepto del todo incluido, sobre todo en la Riviera Maya.

Aquí Chetumal y Bacalar deben tener un papel destacado, a fin de mostrar sus atractivos históricos y culturales para generar una derrama económica que beneficie a los prestadores de servicios con ofertas genuinas, independientemente de las firmas que están presentes en todas las ciudades, y que terminan por ser la única opción para las familias a la hora de consumir sus alimentos.

Acerca del águila del zoo Chetumal

Cuando la oficina administrativa del zoo Chetumal, denunció el robo de 6 especies de la fauna en cautiverio, llamó la atención que se encontró la jaula del águila negra sin señales de alguna violación en la cerradura de la jaula, contrario a las cuatro tortugas “casquito” y un cocodrilito “moreletti”, que fueron más fáciles de capturar porque revestían los estanques acorralados del parque.

Este fin de semana cuando trabajadores a la entrada del recinto animal vislumbraron una caja sospechosa, al abrirla sólo se observaba el águila negra, sujetada de patas, alas y pico con cinta canela, en malas condiciones, pero ni rastro de las tortugas y del cocodrilo que se adaptaron en el zoo. La excusa que dieron fue débil, apostando a la aparente ignorancia de la población local sobre el tema, pero ante todo al desinterés generalizado.

El robo del águila obliga a ampliar la investigación del robo hasta las últimas consecuencias, ya que quedan muchas interrogantes que afectan la deteriorada imagen del zoológico capitalino.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios