23 de Octubre de 2018

Opinión

Salarios, corrupción y privilegios

Comparemos el ingreso de un jefe de familia que gana $2,191.20 al mes con los ingresos de otras personas.

Compartir en Facebook Salarios, corrupción y privilegiosCompartir en Twiiter Salarios, corrupción y privilegios

El salario mínimo para 2016 quedó establecido en $2,191.20 al mes. Comparemos el ingreso de un jefe de familia que gana este sueldo con los ingresos de otras personas.

De acuerdo con la información existente, un senador recibe $400,000 al mes. La verdad es que la mayor parte de este ingreso no es su percepción personal, pero para efectos de nuestra comparación tomemos la leyenda por verdadera. Así, un legislador percibe en dos meses lo que un mini-asalariado gana en los treinta años de su vida laboral. Por su parte, los treinta y dos senadores plurinominales, que algunos proponen eliminar, ganan esa misma suma, una vida de trabajo, en apenas un día y veintiún horas.

Supongamos ahora que ilegalmente un funcionario recibe una casa de 90 millones de pesos. El fatigado trabajador de nuestro ejemplo tardaría 3,375 años en ganar ese dinero. Es decir, tendría que renacer 112 veces y trabajar 30 años en cada oportunidad para obtener esa suma.

Tomemos otro punto de comparación. De acuerdo con Oxfam, existen en México dieciséis poseedores de más de mil millones de dólares. Alguno de los más notables, no el más, pues no intento hacer ningún señalamiento personal, acumuló, entre 1995 y 2015, explotando concesiones del Estado mexicano, 7 mil millones de dólares. Obtener esa suma requeriría recibir un soborno mensual de 90 millones de pesos durante 115 años. La eliminación de los 32 plurinominales significaría para la República un ahorro equivalente a esas ganancias sólo después de 809 años; cuatro veces más tiempo que el que México lleva de independencia. Si un senador intentara acumular ese dinero, requeriría de 25,885 años, cuatro veces y media el tiempo transcurrido desde la invención de la escritura. Finalmente, nuestro asalariado tendría que trabajar durante 4 millones 660 mil años.

Es verdad que la política genera privilegios legales que merecen ser revisados y moderados. Es verdad que la corrupción genera más dinero que esos privilegios. Pero sobre todo, lo cierto es que la enorme desigualdad y la miseria de decenas de millones de mexicanos no se explica por los ingresos de los parlamentarios, sino por el actual régimen fiscal, económico y de concesiones estatales, que empobrece a decenas de millones para hacer obscenamente ricas a un puñado de personas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios