16 de Enero de 2018

Opinión

Se busca un Papa

Compartir en Facebook Se busca un PapaCompartir en Twiiter Se busca un Papa

El pasado no es mejor ni peor, solo es lo que fue. Florestán


Ciudad del Vaticano. Cuando esta tarde a las 4, tiempo local, las 9 de la mañana en México, retumbe la voz de extra omnes, comenzará el segundo cónclave de este tercer milenio, obligado por la imprevista renuncia de Benedicto XVI, en busca de un sucesor de Pedro.

A partir de esa hora, y hasta que salga el humo blanco por la chimenea de la Capilla Sixtina, los 115 cardenales electores permanecerán encerrados en condiciones muy superiores a las que vivieron las eminencias que en 1978, el año de los tres Papas, eligieron a Juan Pablo I y a Juan Pablo II en menos de 45 días. Entonces, eran distribuidos de tres y cuatro en oficinas del Palacio Pontificio, a las que adosaban camas pero sin poder resolver dos problemas centrales: el hacinamiento y la falta de baños.

Ahora, y por disposición del mismo papa Wojtyla que construyó un hotel llamado residencia de Santa Martha, se encontrarán en mucho mejores condiciones en cuanto al entorno, pero no en cuanto a responsabilidad y mucho menos en cuanto al panorama de la Iglesia, agobiada y rehén de la corrupción y los escándalos.

El punto es que no hay antecedentes, en los tiempos modernos, de una crisis de la magnitud por la que hoy atraviesa este reino, agravada por una aldea global más exigente y racional y por un Papa que, tras esos muros vaticanos, se bajó de la cruz en vida.

Lo que pasa es que hoy las murallas que encierran al Estado más pequeño del mundo, 44 hectáreas, están a punto de ser derrumbadas por unas devastadoras trompetas de Jericó que resuenan con los abusos de menores y encubrimientos cómplices, la malversación de dinero y la lucha, implacable, por el poder.

Es en estas condiciones, y el demoledor diagnóstico que llevó a la renuncia de Benedicto XVI, y que a la vez es su legado, estos 115 cardenales, al menos 77 de ellos, habrán de elegir en las próximas horas un nueva cabeza de la Iglesia.

El tiempo, muy breve, nos dirá si entendieron el reto y el nuevo timonel de la barca de Pedro tiene capacidades y tamaños para conducirla en medio de la peor tormenta de la era moderna, era a la que la Iglesia no ha sabido subirse, lo que ya es un reclamo universal.

retales
1. MISA
. El presidente Peña Nieto está confirmado para la misa de inicio de pontificado el domingo, lo que le permitirá regresar a México y encabezar el aniversario de la expropiación petrolera;
2. RELEVO. No lo acompañará el próximo embajador de México ante la Santa Sede, Mariano Palacios Alcocer. Ya tiene el beneplácito pero le falta la ratificación del Senado. Lo recibirá, como última misión, Federico Ling Altamirano; y
3. CRISIS. Malas respuestas y peor manejo de la crisis del gobierno de Aristóteles Sandoval, en Jalisco, al asesinato de su secretario de Turismo a los diez días de gobierno.
Nos vemos mañana, pero en privado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios