19 de Octubre de 2018

Opinión

Se sueltan los demonios (II)

Las añejas tradiciones y costumbres que la cúpula del sindicato usaba para armar un comité seccional han cambiado.

Compartir en Facebook Se sueltan los demonios (II)Compartir en Twiiter Se sueltan los demonios (II)

Retomando el tema del congreso en la sección 57, tenemos que las añejas tradiciones y costumbres que la cúpula del sindicato usaba para armar un comité seccional han cambiado, esto por la misma exigencia de los maestros de efectuar procesos más transparentes y democráticos. Con la nueva doctrina adoptada por Elba Esther Gordillo, después de derrumbar el cacicazgo de Carlos Jonguitud, aparecieron la inclusión y la pluralidad de las diferentes corrientes internas en el seno de la organización sindical. Aquí, en Yucatán, en la década de los noventa, las fracciones internas jugaban por 'ternas' a fin de impulsar a una mayor cantidad de sus integrantes y asegurar una mayoría a la hora de tomar decisiones, ya sean políticas o laborales. Fue así como los primeros bloques, encabezados por los ex dirigentes Mauricio Sahuí y Roger Pinto, fueron dividiéndose en células más pequeñas que dieron origen a la actual complejidad de ideas e intereses sobre cómo manejar el destino de la sección 57.

De esos linajes políticos surgió el grupo de Paulino Canul, persistiendo al conservar a viejos líderes mezclados con sangre nueva. Por este grupo se perfilan Efrén Carrillo y Miguel Meléndez, sin embargo, pese a su experiencia, la cúpula los considera 'no idóneos' para dirigir a la sección. Otro grupo fuerte se amalgamó con la gente de Silvia Alamilla y Luis Manuel Hernández, ambos en su momento impulsaron a Marbellino Burgos; ahora con nuevas caras buscan hacer lo mismo con Luis María Aguilar, a fin de que cuide la silla que dejara Marbellino tras su partida al Congreso local. A este grupo se le considera el más influyente por los padrinos que tiene y su cercanía con el actual delegado, José Mendívil Zazueta.

Otros más inteligentes navegan sueltos y bajo las órdenes del comité nacional, entre ellos tenemos las aspiraciones de Alicia Zaldívar y Alejandro Chulim, este último goza de mucha simpatía y es considerado como una buena opción para encargarle el 'changarro'. A estos suspirantes se les suman los delegados que no engrosarán las filas de los candidatos, ya que, por malas experiencias, pronto aprendieron a negociar individualmente con la cúpula y alinearse para aspirar a un 'hueso', aunque sean sin comisión. Ojalá que las personas que se queden al frente de la sección 57 se dediquen a trabajar por sus compañeros, pues ya llevan muchos años de abuso y desatención de su parte.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios