22 de Septiembre de 2018

Opinión

'Seamos hombres nuevos'

“Uno de los sentidos más bellos de la vida es tener sentido del humor”. Esta frase la aplicamos para reírnos de los otros, pero lo sabio es reírnos de nosotros mismos.

Compartir en Facebook 'Seamos hombres nuevos'Compartir en Twiiter 'Seamos hombres nuevos'

¿Este año lo estás disfrutando o lo estás sufriendo? La cuesta de enero y febrero, ¿la ves terrible o la estás subiendo en forma leve y descansada? Hoy podríamos llenarnos de esa droga maravillosa que se llama entusiasmo y optimismo si aplicáramos estas ideas en llenar nuestra vida de alegría.

Este año que empieza seremos hombres nuevos si estamos ocupados en nacer. Vamos a tomar el 2014 como un mensaje fresco y lleno de ideales. Evitemos caer en la pereza mental y en la desidia, así como en la apatía. Huyamos de las personas que con su pesimismo nos matan la alegría de vivir, esos que hablan de la crisis y son agoreros. Hay que evitar cerrarnos en nuestro egoísmo, pues es cuando empezamos a envejecer.

Podremos cuestionamos si somos hombres nuevos al contestar estas preguntas: ¿Te gusta reír y sientes entusiasmo en nuevos proyectos?, ¿te interesa aprender algo nuevo ahora que este año empieza?, ¿te asombras y te emocionas ante las cosas bellas de cada día?, ¿tienes algo que amar, algo que hacer y algo que esperar?, ¿tienes fe y confianza?, ¿te interesas en otras personas o sólo vives en tu egoísmo?, ¿sabes reír ante las cosas simples? Tal vez estas preguntas te incomoden, pero si las contestas con sinceridad tu vida puede cambiar y tener más brillo al empezar este año dentro de un hombre nuevo, recién resucitado. 

Seremos hombres nuevos si volvemos a sonreír, porque la risa es la respiración del alma. No olvidemos la frase de La Bruyére: “Uno de los sentidos más bellos de la vida es tener sentido del humor”. Esta frase la aplicamos para reírnos de los otros, pero lo sabio es reírnos de nosotros mismos. Podemos empezar dando amor, comprensión y cariño al destruir a ese hombre viejo dándole afecto a nuestra pareja, comprensión y amor a nuestros hijos y sonrisas a todo ser humano que se acerque a nosotros. Porque la risa es la distancia más corta entre dos personas. Bien me decía mi suegro, que vivió hasta los 92 años: “La vida es demasiado importante para tomarla demasiado en serio”. Gandhi estaba en lo cierto cuando decía: “Cuando dejas de reír has empezado a ser viejo”.

Vivamos este año dentro de un hombre nuevo. Tomemos la vida como la vive un niño recién nacido, que está abriendo su mente, su cuerpo y su alma ante un mundo nuevo lleno de ilusiones y esperanzas. Trabajemos con entusiasmo en los proyectos que nuestra mente está fabricando, y seamos promotores del bien y del optimismo. No aceptemos que otras personas, promotoras del infortunio, nos corten la alegría del vivir con problemas imaginarios y con ideas fatalistas. No hay que olvidar que de 100 problemas que llegan a la mente, sólo son reales el 20%, y de éstos, sólo se realizan un 6%. Hay que vivir con el entusiasmo de un hombre nuevo, eso es, vivir el hoy y el ahora. Cuando perdemos el entusiasmo empezamos a envejecer y… a morir.

Este año podemos ser hombres nuevos si tenemos ideales frescos que desarrollar y luchamos con ahínco y tesón para lograrlos. Si soñamos en el futuro por el que trabajamos, pero vivimos en el presente disfrutando el hoy y el ahora, entendiendo que la vida sólo se merece cuando se comparte y se da en servicio y con amor. Vivamos este año con un ideal, con una meta y con una ilusión, teniendo algo que hacer, algo que crear y algo que dar. Porque al hacer nuestro trabajo con amor se vuelve una ilusión; al crear con nuestra mente, las ilusiones se trasforman en ideas reales, y al dar nuestro tiempo con alegría y entusiasmo nos llenamos de felicidad y de positiva energía espiritual.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios