26 de Abril de 2018

Opinión

Secretos del Templo del Adivino (1)

Este imponente edificio se mantuvo en pie después que se abandonó la ciudad alrededor del año 1150 d. C.

Compartir en Facebook Secretos del Templo del Adivino (1)Compartir en Twiiter Secretos del Templo del Adivino (1)

El Templo del Adivino es uno de los edificios que destacan en Uxmal y en toda la Región Puuc, por su forma, por su altura y sus dimensiones; incluso es más alto que el Castillo de Kukulcán en Chichén Itzá y sólo es superado por el edificio denominado El Nohochmul de Cobá, Quintana Roo.

Este imponente edificio se mantuvo en pie después que se abandonó la ciudad alrededor del año 1150 d. C. En el siglo XVI los primeros misioneros lo describen como lo vemos hoy y posteriormente los primeros viajeros exploradores, Stephens y Catherwood, plasmaron en sus litografías los detalles de este edificio monumental, incluso acompañadas de amenas descripciones.

Alrededor de 1920 empezaron a llegar los primeros inspectores de la Dirección de Monumentos Prehispánicos previo a la consolidación del INAH, quienes tenían como tarea supervisar las labores de limpieza y la atención que estaba a cargo de los primeros guardianes que cuidaban celosamente estos monumentos.

A partir de este seguimiento se iniciaron las primeras labores de restauración que se enfocaron a reintegrar los sectores de los edificios que estaban en malas condiciones de conservación, para evitar mayor deterioro de los monumentos, labor que se continúa hasta  hoy.

Este quehacer institucional ha sacado a la luz, aspectos que sólo los mayas prehispánicos sabían y que poco a poco se han documentado.

La primera restauración en el Templo del Adivino se realizó entre 1930 y 1940, a cargo de José Erosa Peniche y Manuel Cirerol Sansores, seguidores de Miguel Ángel Fernández, pioneros en la conservación de monumentos en Yucatán.

Estos dos personajes, con el paso de los años, obtuvieron datos que les permitieron entender que el Templo se construyó sobre un basamento fechado en el año 300 a. C. y que después de varios siglos se construyó un edificio tipo Palacio como el Codzpop de la zona arqueológica de Kabah.

Durante siglos allí vivieron los gobernantes de Uxmal, una residencia de una planta rectangular con cinco entradas en la fachada principal que comunican a habitaciones dobles y un cuarto en cada costado, siendo un total de doce habitaciones, de las cuales cinco quedaron cubiertas por el volumen del edificio principal.

La decoración posterior la componen un muro liso y un friso con columnillas enmarcadas por molduras. La fachada principal estaba decorada con mascarones de Chaac ubicados sobre cada una de las siete entradas principales.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios