19 de Diciembre de 2018

Opinión

Seguridad Pública, la ausente

Las corporaciones de Seguridad Pública, tanto estatal como municipal, están de vacaciones en la capital del estado...

Compartir en Facebook Seguridad Pública, la ausenteCompartir en Twiiter Seguridad Pública, la ausente

Las corporaciones de Seguridad Pública, tanto estatal como municipal, están de vacaciones en la capital del estado. Disminuidas a una microscópica expresión, no mantienen una presencia vital en zonas clave para disuadir a la delincuencia o a las multitudes dominadas por la euforia.

Mientras en otras capitales los patrullajes de Seguridad Pública son parte de lo cotidiano, en Chetumal estos son ocasionales, dejando en el abandono vías como el bulevar Bahía, sin iluminación en un tramo que se extiende desde las cercanías de la Universidad de Quintana Roo hasta la entrada a Calderitas.

La corporación municipal tiene escaso margen de maniobra, con la excusa de la falta de gasolina para patrullajes. Y precisamente por la falta de combustible permanece inactiva gran parte de la plantilla, comodísima ante esta situación.

La opción es distribuir a estos elementos en zonas críticas de la ciudad, anticipando escenarios delicados, como ocurrió el domingo por la noche, una vez definido el campeón de nuestro fútbol.

La falta de combustible no debe ser excusa para no cumplir con una función, y en este ca-so los policías preventivos de nivel municipal y estatal no tuvieron capacidad de reacción, dejando que una mu-chedumbre se excediera con su celebración, ya que zangoloteó y golpeó vehículos en el bulevar mientras eran obligados a avanzar a golpe de rueda, frente al monumento a Lázaro Cárdenas.

El 066 no tuvo capacidad de respuesta, y tan sólo elementos de Tránsito reaccionaron tardía-mente para bloquear la circulación en las cerca-nías y desviar a los automovilistas para que no fueran víctimas de la euforia excesiva de unos 20 fanáticos del América, envalentonados por la ausencia de policías encargados de cuidar el orden, no el desorden.

La falta de policías se manifiesta en localidades como Calderitas, cuyos habitantes enfrentan una incesante oleada de robos e inseguridad, sin que los titulares de las corporaciones policíacas tomen cartas en el asunto. 

Las campañas marchan a ritmos distintos en Cancún y en la capital del estado. En cuanto al sur, habrá que ver hasta qué punto alienta al abstencionismo la pérdida de dos distritos electorales. De entrada, para los tres candidatos a diputados locales es más complicado hacer campaña porque sus distritos son mayores e incluso con zonas muy complejas, como en el III Distrito, que abarca Bacalar, la ribera del Río Hondo y la zona limítrofe con Campeche, destacando Nicolás Bravo.

En cuanto a Cancún, difícilmente su mayor número de distritos será una medicina efectiva contra su arraigado abstencionismo.

Lo cierto es que en Cancún la elección marcha a un ritmo más intenso porque hay mucho en juego y los electores tienen que ser conquistados con mayor esfuerzo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios