23 de Febrero de 2018

Opinión

Semana de socialdemocracia

Fue semana de Brexit que dio la puntilla a la idea de Europa luego de que el neoliberalismo la robara a la socialdemocracia.

Compartir en Facebook Semana de socialdemocraciaCompartir en Twiiter Semana de socialdemocracia

No es una palabra que se esté analizando suficientemente en nuestro país y, sin embargo, es fundamental. Parecería una palabra para Europa. Para señalar el fracaso de una propuesta que, en la  Segunda Internacional Socialista, planteaba tomar el poder en las urnas y conservarlo gracias a las urnas, contra Marx y su III Internacional que planteaba la toma del poder por la fuerza y su conservación por una Dictadura del Proletariado. 

Ese detalle se discutía en el México de los 70 y se abandonó en los 80 cuando el PCM se auto disolvió para volverse PSUM y tomar como lema “Por la democracia y el socialismo”. O sea, la opción por la democracia, aún en el poder. Pero en el PSUM se acabaron las discusiones y llegó el PRD con su tradición priista de nacionalismo revolucionario. O sea, el poder se mantiene por la fuerza, aunque se usen máscaras democráticas.

Agustín Basave llegó al PRD con una propuesta que se resume en el título de su libro: La cuarta socialdemocracia, pero tuvo que renunciar y el PRD sin Basave o Basave sin el PRD tendrán que buscar esos caminos o morir de inanición. 

Incluso Podemos, partido emergente en España, usó el título del libro, no su contenido. Perdió. No constituyó alternativa pero sí golpeó duramente a un PSOE que deberá buscar los caminos de algo como una cuarta socialdemocracia. 

Fue semana de Brexit que dio la puntilla a la idea de Europa luego de que el neoliberalismo la robara a la socialdemocracia. Y, en nuestro continente, va de capa caída porque, en Brasil, el PT llegó al poder por las urnas y por las urnas lo conserva, pero su miopía ante la corrupción lo pone en peligro. 

¡Pero hay una gran noticia! La negociación de paz en Colombia tras 50 años porque la violencia no es vía pues perdió el pueblo y a lo más que pudo llegarse fue a un empate entre beligerantes.

Se cumplen 50 años de que Camilo Torres fuera obligado a irse al monte con el ELN, porque su obispo lo empujó a secularizarse y el gobierno no dejó espacio para su Frente Unido. Murió en la primera refriega igual que quienes se fueron con él: unos en la lucha y otros fusilados por el propio ELN. 

Semana en que la CNTE es utilizada por todos, caciquismo y nacionalismo revolucionario “de oposición”, para cerrar caminos: quizás el recuerdo trágico de Camilo sea buen punto para reflexionar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios