24 de Septiembre de 2018

Opinión

El Señor Narco

Más que ser un tema judicial es un tema moral. ¿Usted se reuniría con un delincuente prófugo? No lo está ayudando a escapar o a esconderse ni a delinquir.

Compartir en Facebook El Señor NarcoCompartir en Twiiter El Señor Narco

Atraparon al Chapo de nuevo, seguro ya está enterado. Y aunque es una buena noticia, no es más que regresar a como estábamos hace unos meses atrás. Normalmente cuando la regamos en algo y los demás se dan cuenta, digamos en el trabajo, tratamos de resarcir el daño lo más rápido posible y sin mucha algarabía para tratar de que nuestro error inicial pase desapercibido, ¿cierto? Pues no es así dentro de la política, aparentemente. Después de la espectacular fuga con el túnel, la moto y el tanque de oxígeno, en la que el Chapo dejó en ridículo a las autoridades, la captura debía tener algo de espectacular también.

Primero el operativo, que incluía una serie de levantada de coladeras para que el narco amante de los túneles no pudiera escapar: ingenioso y asqueroso. Luego el asunto de llevarlo a un motel para evitar que lo rescataran: un poco extraño. Y finalmente el hecho de que lo rastrearon porque el Señor Narco estaba en proceso de hacer una película de su vida. Y obviamente tenían que estar involucrados dos personajes conocidos: Kate del Castillo y Sean Penn, la primera como el contacto, el segundo con un interés supuestamente periodístico. 

Le confieso que leí todo el artículo que hizo el señor Penn y que se publicó en la revista Rolling Stones y debo confesar que me quedó debiendo. Más que entrevista, es una crónica del encuentro y un poco de burla hacia el gobierno de México. Que si estaba en el mismo hotel que EPN cuando la reunión de la ONU, que se tomó fotos con sus jefes de seguridad, que viajó a México queriendo pasar desapercibido, y las preguntas que finalmente el Chapo le contestó a través de un video son la cosa menos interesante que hay: que cómo empezó en el negocio, que cómo fue su niñez. Sin embargo, lo que más me llamó la atención es que dice que México es el único país que tiene dos presidentes: EPN y El Chapo. ¿Y dónde nos deja a Andrés Manuel López Obrador?

Mucho se ha hablado de si Kate, “la ermoza” y Sean “el actor” son cómplices o responsables. Pues yo diría que más que ser un tema judicial es un tema moral. ¿Usted se reuniría con un delincuente prófugo? No lo está ayudando a escapar o a esconderse ni a delinquir. 

Lo que es tema de debate es la etiqueta que se le ha puesto a Kate del Castillo como la publirrelacionista del Narco, por decir lo menos. Por un lado, Sean Penn dijo que el único medio para acercarse al Chapo era a través de ella, así que sí hizo esa función; por otro lado, si su intención era producir una película de su vida y ese fue el único motivo de acercamiento, entonces no hizo más que su trabajo. Pero a fin de cuentas a nosotros qué nos importa cuáles son las amistades de Kate del Castillo. Hay temas más importantes en el país. Ya atraparon al Chapo, ya tuvieron su aplauso, vamos a lo que sigue.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios