23 de Septiembre de 2018

Opinión

Sí al debate público

El Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo) aprobó las convocatorias para los debates entre candidatos a gobernador, ayuntamientos y diputados...

Compartir en Facebook Sí al debate públicoCompartir en Twiiter Sí al debate público

El Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo) aprobó las convocatorias para los debates entre candidatos a gobernador, ayuntamientos y diputados. El primero en mención –que genera mayor interés– será el próximo día 28 en las instalaciones del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social. Así lo determinó el Consejo General del Instituto, en voz de su presidenta Mayra San Román Carrillo Medina.

¿Los debates son convenientes o no? Ya se ha incorporado como requisito informalmente obligatorio, aunque no está consolidado. Existe la percepción en amplios sectores de que no suma calidad a la democracia, menos cuando las condiciones o el formato no garantiza equidad. Las razones de esta posición es que tiene poco impacto en el voto.

Para algunos candidatos y sus estrategas es sólo una opción táctica y dependerá de algunos asuntos, como si lidera la carrera (no convendría exponerse), pretende mostrarse superior a los otros, si es el “blanco” a vencer o si pertenece al gobierno en turno (para evitar las críticas generales, además de las específicas). 

Por otro lado, uno de los argumentos más usados para promoverlos es el “efecto conocimiento” que genera en el electorado sobre los temas abordados. Es posible que crezca el umbral de información, más allá de que eso cambie su voto o no. Porque hay consenso de que aquellos sin una opción previa son potencialmente más influidos, mientras que los militantes, o los ya decididos, difícilmente cambian su voto a partir del encuentro.

Hasta el día de la convocatoria emitida por el Ieqroo la interrogante era si el candidato del PRI-Verde-Panal, Mauricio Góngora Escalante, confirmaría su asistencia, aun cuando desde el arranque aceptó la confrontación. Ayer en entrevista sostuvo: “Estoy listo porque tengo el mejor proyecto y las mejores propuestas. Siempre he estado a favor del debate de ideas ante la ciudadanía”.

El interés se mantenía sobre él porque, al analizar los factores antes expuestos, es en quien recaen las expectativas del oficialismo y de toda la oposición. Es decir, si las encuestas lo sitúan con ventaja, es el representante del partido en el gobierno y se ha convertido en el rival a vencer, naturalmente atrae todas las miradas. Aun así, ahí estará. Y es que sin él la contraposición de ideas sería prácticamente inútil.

Considero que estas discusiones televisadas relegitiman el proceso democrático, por lo que se suele hablar varios días de lo que ocurrió; se establecen compromisos o se reconfirman, y contribuyen a mejorar el conocimiento en torno a los mismos candidatos, o inclusive de la vida política del estado. Y si bien la fecha pudiera ser criticable, tras ser aprobada por los participantes no debiera ser motivo de polémica. Sabrán ellos su estrategia. 

Esperemos que el contexto para esa fecha sea un aporte para un cara a cara fructífero, con suficiente material para analizar y que se comporten al nivel. El ciudadano quiere propuestas pero, ante todo, soluciones viables para enfrentar problemas o desafíos. 

Desorbitado

La atención en torno al debate se focaliza en Mauricio Góngora Escalante y Carlos Joaquín González, candidato del PAN-PRD, pero curiosamente no en José Luis Pech Várguez, de Morena. El ex rector de la Universidad de Quintana Roo tiene conocimientos y prestancia de sobra para poner en aprietos a más de uno. En los comicios pasados al partido de Andrés Manuel López Obrador no lo consideraban hasta que pegó un susto, pues quedó como segunda fuerza. Aguas con el doctor, quien ya advirtió va con todo. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios