23 de Septiembre de 2018

Opinión

“Siempre hay pretextos”

Todos en algún momento hemos perdido el interés por algún proyecto, una persona, un sueño, cualquier cosa...

Compartir en Facebook “Siempre hay pretextos”Compartir en Twiiter “Siempre hay pretextos”

Todos en algún momento hemos perdido el interés por algún proyecto, una persona, un sueño, cualquier cosa, simplemente mostramos indiferencia ante eso que alguna vez deseamos. Lamentablemente no sólo ese desinterés se manifiesta de forma personal, sino es visible en la sociedad todos los días, pareciera el mal del siglo XXI que a pocos nos “interese” saber lo que pasa a nuestro alrededor. Por lo tanto se produce una indiferencia social e individual, ya que las aspiraciones se vuelven lejanas.   

Entre las múltiples conversaciones que tengo  con los compañeros de trabajo o con personas que llegan en el día a día, puedes darte cuenta que todos coinciden en que se ha perdido el entusiasmo de hacer cosas en conjunto, tener iniciativas que mejoren la calidad de vida, esto como consecuencia de la desconfianza. No está mal desconfiar, lo que está mal es dejarnos llevar por las burbujas sociales y no levantar la mano para iniciar algo. 

Lo más triste es que los jóvenes son los primeros en aburrirse de sus propios objetivos, es lamentable que algunos opten por dejar todo o no les importe qué ocurre con su ciudad, y así se pueden enumerar situaciones donde la indiferencia sigue siendo la peor bandera de la población. De acuerdo con un diagnóstico realizado sobre México y los mexicanos a partir de los datos obtenidos por la encuesta Sueños y Aspiraciones,  realizada entre septiembre y diciembre de 2010 por GAUSSC y LEXIA, con la coordinación de Manuel Rodríguez Woog y Guido Lara, al preguntar a los mexicanos cuáles eran sus principales preocupaciones personales,  5 de cada diez  que representan el 49 por ciento dijo que la crisis económica, el alza de precios, la inflación, la pobreza y el desempleo; mientras que, en segundo lugar, se mencionó que la inseguridad, más asociada a la delincuencia común que al narcotráfico con un 17 por ciento en números porcentuales, por encima de problemas relacionados con la falta de servicios públicos, salud y educación. Lo que permite confirmar que, efectivamente, al mexicano promedio le preocupa satisfacer sus necesidades económicas y su seguridad personal.

Entonces, ¿Hacia dónde se están encaminando nuestras preocupaciones?, una pregunta que parece fácil de responder pero difícil de dimensionar en la sociedad actual. No con ello quiero asegurar que todos somos así, reconozco el gran trabajo de muchas asociaciones y actores de la sociedad que luchan día a día por ser mejores y aportar la población un granito de arena para hacer que este país sea un lugar lleno de muchas cosas valiosas. Ojalá muchos se interesen por reflexionar que con un granito de arena podemos lograr una gran nación a pesar de las situaciones sociales que se viven día con día. Somos quienes levantamos la mano y enfrentamos la indiferencia o apatía en este destino turístico, lleno de valiosos sitios. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios