18 de Julio de 2018

Opinión

Simulación laboral

La mayoria de las consulta son de trabajadores a quienes al llegar el momento de su retiro y pensión, el Instituto les desconoce dichos periodos cotizados.

Compartir en Facebook Simulación laboralCompartir en Twiiter Simulación laboral

Mi Retiro y Pensión recibe más de 125 mil visitas mensuales en su blog y más de ochenta consultas diarias, y más de veinte al consultorio virtual.

Muchas de esas consultas son de trabajadores que se dieron de alta, por al menos cincuenta y dos semanas, con algún patrón persona física o moral, y a quienes al llegar el momento de su retiro y pensión, el Instituto les desconoce dichos periodos cotizados, aduciendo una simulación laboral, lo que bien pudiera ser totalmente improcedente, pues bien que primero recibe los pagos y posteriormente los desconoce.

Particularmente no avalo la comisión de actos indebidos; por fortuna, vivimos en un país de instituciones.

El Seguro Social presume simulación laboral cuando el acto se hace con dolo, alevosía, ventaja y premeditación, a fin de hacer parecer algo que en realidad no lo es, para con ello poder acceder a derechos que de otra manera no se tendrían. 

Todo patrón tiene la obligación de incorporar al Seguro Social a sus nuevos empleados, a más tardar al quinto día de su contratación; así, usted, como patrón, persona física o moral, puede contratar el o los trabajadores que su operación le requiera, sin importar si es familiar o no; la Ley simplemente se refiere a “trabajador o trabajadores al servicio de un patrón”.

Si usted como patrón contrata como trabajador a un familiar o no familiar, porque sus operaciones así lo requieren, nada lo impide, pero deben de existir un contrato individual de trabajo y la carta descriptiva de funciones preferentemente; la evidencia es el alta al Seguro Social en tiempo, modo y forma; los comprobantes de asistencia, pago de nómina y prestaciones legales; el cumplimiento de obligaciones de seguridad social y el pago de impuestos que correspondan; la carta renuncia, pago de finiquito y baja correspondiente del Seguro Social.

El grave problema ante un dictamen de simulación laboral es que el trabajador y su patrón carecen de medios de prueba fehacientes para que, dentro de los cinco días hábiles siguientes a la notificación, puedan inconformarse y presentar los documentos de prueba pertinentes; a falta de ellos, el Instituto tendrá la razón; sin sustento, ¿qué se puede reclamar?

¿Recuerda el artículo publicado en este mismo blog titulado “Papelito Habla”? Le invito a leerlo nuevamente y recuerde que “ante la evidencia, no hay resistencia”: http://sipse.com/miretiroypension/2013/07/papelito-habla/.

Para información adicional sobre este u otros temas, escríbanos a: http://sipse.com/miretiroypension; si requiere de asesoría o consulta, escríbanos a: [email protected]

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios