22 de Septiembre de 2018

Opinión

Tardes de café muy líquido

En los últimos meses me he percatado que las cafererías se han vuelto espacios de tránsito, a lo mucho el cliente tardará una hora y media, dejando atrás las tertulias presididas por auténticos cafeteros

Compartir en Facebook Tardes de café muy líquidoCompartir en Twiiter Tardes de café muy líquido

Las cafeterías eran los lugares para pensar, conversar, leer el periódico a las primeras horas del día, fumar –cuando se podía- y beber café hasta que ardieran las úlceras, al menos así lo viví un reducido tiempo. Pero en los últimos meses me he percatado que se han vuelto espacios de tránsito, a lo mucho el cliente tardará una hora y media, dejando atrás las tertulias presididas por auténticos cafeteros. Y no sólo eso, las personas no cruzan palabras, apenas unas cuantas, la mayoría están frente a la computadora portátil o el teléfono celular. No puedo dejar de preguntarme qué habría pasado con los estridentistas o los existencialistas en estas tardes de café muy líquido, ellos para quienes la cafetería fue cómplice de su pensamiento crítico, acobijando su imaginación e ideas.

Más allá de mi encanto por el olor y el sabor del café, las cafeterías son necesarias a veces para colocarme en otra silla, otra mesa y pensar de otra manera cuando escribo. No puedo dejar de reconocer a las cafeterías que siguen sólidas, variando su menú con actividades recreativas y artísticas. En Mérida tengo algunos cafés con historias, está el café del Hotel Colón, donde nos reunimos los primeros años de la universidad a planear talleres literarios y fomento a la lectura, el café Chocolate, con sus noches de 'Café Poesía', moderadas por el escritor Fernando de la Cruz, y desde hace un año encontré el café que puedo considerar como mi lugar: OMG Café.

Llegué a OMG una mañana en que esperaba a mi amiga Janá, nos despediríamos antes de su regreso a Eslovaquia. Caminamos algunas cuadras hasta que llegamos a una casona restaurada, el mantenimiento dejaba apreciar su fachada y estimulaba las tazas de café. Podíamos platicar mientras veía la pintoresca avenida Colón y saboreaba el quiche OMG, especialidad de la casa. Desde entonces, no dejé de concurrir el lugar y sus deliciosos postres, saludar a don Eugenio, que recibe muy amable a los visitantes. Janá no sabe que a raíz de ese último desayuno amigos y familia han pasado por esas mesas.

Son pocas las cafeterías que se mantienen sólidas, evitándonos las escurridizas tardes de café muy líquido.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios