19 de Octubre de 2018

Opinión

Te odio

Odiar es sentirse desesperado frente a la vida, perdiendo así toda la magia, el odio es un faltante del amor.

Compartir en Facebook Te odioCompartir en Twiiter Te odio

Iniciamos la Semana Mayor con dos palabras que pueden causarle risa a cualquiera de conocer la fuente real, sobre todo si nos ponemos a pensar en el deseo mundano que se presenta. Tan ridículo es odiar que el cerebro activa el putamen y la ínsula, mismas zonas que se excitan al amar, qué ironía.

Filosofando un poco he llegado a la conclusión de que existen solamente tres tipos de odio. El primero es por celos: la envidia, que la otra persona pueda hacer cosas mejor que tú o simplemente desear lo que esa persona tiene, que parezca más libre,  feliz o inteligente;  de manera inconsciente, puede causarte muchos enojos al grado de no querer a esa persona en la faz de la tierra; el otro odio sería todo lo contrario, todos tenemos algo que nos disgusta de nosotros, al grado que al observar ese algo en otras personas decidimos mantenernos alejados. Ver a una persona que realiza un aspecto que te molesta de ti y darte cuenta que no puedes evitar esa acción te empuja al odio, incluso el escritor  Hermann Heese lo aseveraba: Cuando odiamos a alguien, odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros. El tercer odio es aún más triste, procede del rencor, se da en personas que no saben perdonar, a las que se les ha agredido tan fuerte que desean con todas sus ganas deshacerse de esa persona que tanto le incomoda; así que mejor hagámosle caso a Gandhi  y no dejemos que se muera el sol sin que hayan muerto nuestros rencores.

El odio es fácil de disipar si se conoce la causa y se ama a uno a sí mismo, odiar es sentirse desesperado frente a la vida, perdiendo así toda la magia, el odio es un faltante del amor.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios