22 de Septiembre de 2018

Opinión

Tenemos una televisión subutilizada

¿Por qué? Por una combinación de ignorancia, falta de motivación.

Compartir en Facebook Tenemos una televisión subutilizadaCompartir en Twiiter Tenemos una televisión subutilizada

La televisión, en México, está subutilizada. Hay mil y un formatos, mil y un contenidos que le podrían servir muchísimo al público y generar millones de dólares en utilidades, pero no se usan.

¿Por qué? Por una combinación de ignorancia, falta de motivación y, lo más triste, la idea de: ¿y para qué lo hago si como quiera me miran? ¿Y para qué lo hago si como quiera se anuncian?

Suena triste, pero es cierto y a las pruebas me remito: los programas de estilo de vida. Sí, todas esas producciones que tienen que ver con viajes, moda, comida, manualidades y decoración.

Mientras que en otras partes del mundo hay desde shows en televisión abierta hasta canales especializados en estas cuestiones, aquí apenas llegamos a uno que otro espacio de cocina, pero todos iguales:

Cocinero frente a la estufa y, si bien te va, una marca que patrocina los ingredientes que se utilizan en cada receta.

¿Y qué me dice de los programas de compra y venta de casas? ¿Y qué me dice de las emisiones de decoración?

Pues no, salvo una o dos menciones infomercialeras, no tenemos. Por eso quiero felicitar al canal Discovery Home & Health por lo que está haciendo.

¿Qué? Recordarnos la belleza, la inteligencia, la creatividad, el negocio y toda la diversión que hay detrás de este tipo de conceptos.

Ojo, estamos hablando de Discovery Home & Health, de un canal que combina algunos de los mejores programas de salud del mundo con varios de los títulos más afortunados en lo referente a estilo de vida.

Si esta señal está incluyendo este tipo de producciones al lado de las de nutrición, embarazo y las de ciertas enfermedades, es porque funcionan. ¡Aprendamos de ella!

Entre las más recientes novedades de Discovery Home & Health yo quisiera destacar dos títulos que se transmiten hoy jueves: Hermanos a la obra (21:00) y Al estilo de Candice (19:30).

Hermanos a la obra es muchas cosas a la vez: es una especie de reality show, son las aventuras profesionales de dos tipos muy simpáticos que son hermanos, es un programa de compra y venta de casas, y es una emisión de decoración.

O sea, si no le llega a usted por un lado, le llega por otro, pero de que le llega, le llega.

¿De qué trata? Imagínese a una pareja o a una familia que, por diferentes razones, está buscando casa. ¿Qué hacen? Van con estos hermanos. ¿Para qué? Se supone que para recibir ayuda y comprar la mejor propiedad que exista de acuerdo a su presupuesto.

¿Por qué digo se supone? Porque estos señores, en realidad, lo que hacen es abrirle los ojos a estas parejas, a estas familia, sobre lo que está pasando en el mercado inmobiliario. ¿Qué? Que todo está carísimo.

Aquí es donde viene la mejor parte de Hermanos a la obra: después de haber visto propiedades preciosas, pero elevadísimas, los protagonistas de este show invitan a sus clientes a ver casas viejitas, casi en ruinas, para que las compren a unos precios ridículos y, con su asesoría, las transformen en unas residencias mejores que las que vieron originalmente.

Y es que estos chavos no solo son expertos en bienes raíces, se las saben de todas, todas, en materia de restauración y decoración, y al final hacen unas cosas que, invariablemente, a todos nos dejan con la boca abierta y nos enseñan algo positivo.

Lo confieso, amo Hermanos a la obra porque creo que en estos momentos de crisis no hay nada mejor que aprender a sacarle provecho a las cosas baratas y porque es tan enorme el contraste entre lo que cuesta una propiedad en el extranjero y lo que cuesta en México, que el tema de los precios no deja de ser interesante.

Se lo recomiendo tanto como Al estilo de Candice. ¿Qué es? Un clásico de Discovery Home & Health. De hecho, lo que estamos viendo, es el principio de su segunda temporada.

Al estilo de Candice es un programa de decoración conducido por Candice Olsen, una experta buenísima onda que transforma los lugares más monótonos que usted se pueda imaginar en espacios increíbles.

Cuando uno la mira, se la pasa muy bien, aprende, se inspira y, lo más bonito, se enamora de la señora Olsen, porque es una chava creativa, que domina su materia, que utiliza lo último de lo último en cuanto a tecnología, gadgets y materiales, y que verdaderamente se involucra con su trabajo.

Candice deja su vida en cada uno de los espacios que decora y eso, justo en estos tiempos en donde es tan difícil encontrar buenos proveedores, se agradece.

Además, ¿puede haber algo más fresco, sano y relajante que sintonizar un programa como éste o como Hermanos a la obra? Véalos. Le van a encantar. Y reflexione:

La televisión, en México, está subutilizada. Hay mil y un formatos, mil y un contenidos que le podrían servir muchísimo al público y que podrían generar millones de dólares en utilidades, y que no se usan como estos. ¿A poco no?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios