18 de Diciembre de 2017

Opinión

Tiempo de reflexión

A pesar de los problemas que confronta la ciudadanía, a pesar de la discordia y de las divisiones partidistas, más con el antagonismo sectario y rijoso que tristemente ha provocado contrariedad en la sociedad, el ambiente decembrino lleva a la reflexión con las sugestivas sensaciones de paz y felicidad por el paso de la Navidad y el año que se va para darle entrada al Año Nuevo.

Compartir en Facebook Tiempo de reflexiónCompartir en Twiiter Tiempo de reflexión

 

A pesar de los problemas que confronta la ciudadanía, a pesar de la discordia y de las divisiones partidistas, más con el antagonismo sectario y rijoso que tristemente ha provocado contrariedad en la sociedad, el ambiente decembrino lleva a la reflexión con las sugestivas sensaciones de paz y felicidad por el paso de la Navidad y el año que se va para darle entrada al Año Nuevo.
 
La esperanza se renueva como por encanto todos los años que terminan, con distintos matices, pero con el mismo y profundo sentido esperanzador para revivir esa emoción por la presencia de oportunidad para una vida mejor. 
 
Pero que esa predisposición no se limite a estos días de festividad familiar, sino que se extienda en el nuevo tiempo por venir.
 
Con la esperanza de que todos podamos tomar conciencia en virtud de esa famosa parábola evangélica de la Navidad para este país afligido por unas contiendas como nunca las había habido, entre los que apoyan al Gobierno y los que lo adversan.
 
El gobernador Roberto Borge Angulo se reunió con funcionarios de su gabinete, a quienes felicitó por el esfuerzo realizado a lo largo del año en las distintas áreas de la administración estatal, y les deseó feliz Navidad y próspero Año Nuevo.
 
El jefe del Ejecutivo convocó a su gabinete a redoblar esfuerzos para cumplir los objetivos establecidos en el Plan Quintana Roo 2011- 2016, sobre todo, “porque hay que cumplirle a los quintanarroenses”. 
 
Borge Angulo afirmó que el 2013 será el año de consolidación de metas y objetivos propuestos desde el inicio de su administración.
 
Nunca nada es definitivo, pero es un inmenso anhelo de prosperidad en cada uno y cada una de los quintanarroenses.
 
Las causas son múltiples, cada cual tendrá una interpretación y, aun con los contrastes, emergerá lo compartido en la unidad por el progreso de todos.
 
Y en el traslape de un año electoral a otro; en Quintana Roo vendrá el proceso intermedio en el 2013, algunas explicaciones son menos afortunadas que otras, la conducta predominante de la oposición para incrementar su porcentaje de votos ha sido la de tratar de conquistar a los electores a toda costa.
 
A la ranchera –si pierdo arrebato– incluye estar siempre en el pugilato electoral con impugnaciones ante tribunales.
 
La oposición al PRI, PAN, PRD y partidos satélites que orlan en la diadema opositora ofrecen algo no radicalmente diferente. Se puede discrepar de esta aproximación, pero es la que predomina cuando se torna con furia incontenible contra los tricolores a vencer.
 
A aquellos que se les pasa la mano y a otros que se les injuria. Los opositores se promueven con pasión frenética y desmedida actitud de rijosidad callejera, sobre todo contra sectores organizados que han sido electoralmente exitosos.
 
Elucidaciones y descalificaciones que pueden converger hacia los que se ven van con buenos resultados. Y esto refiere a las consecuencias de las visiones equivocadas que habrían dominado la conducta opositora con todo tipo de ventajismo, por lo que se considera que  paso a paso, mediante la acumulación de fuerza de una elección tras otra llegará el momento en que con la mayoría se triunfe. 
 
En el campo opositor se considera que las candidaturas decididas por el dedo del tilde en turno por definición son impopulares, como quedó demostrado en casi todos los casos de la regiones municipales del Estado donde triunfaron, precisamente porque es un régimen opositor personalista, lo que importa para las fuerzas opositoras que los sostienen, es la reproducción de su dominación personal.
 
Habría que analizar también cada estado de cosas. Los arropados por la ola roja, que era quien mejor garantizaba la victoria en el país, la que les propinó la derrota, pero también hubo  reveses de los que tienden a raíces opositoras regionales adicionales, en donde ahora existen signos de agotamiento por tal propuesta opositora.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios