11 de Diciembre de 2018

Opinión

Tirando a matar

Las divisas del juego son la violencia, el engaño y la impunidad.

Compartir en Facebook Tirando a matarCompartir en Twiiter Tirando a matar

Lo vimos el 1 de diciembre, el 1 de mayo y ahora el 10 de junio. Un grupo reducido de violentos (quieren que los llamemos “anarquistas”), varios de ellos con la cara cubierta, ha inaugurado un nuevo juego en la Ciudad de México: tírale a matar a placer a un policía.

Un juego porque parece tener reglas establecidas. Ocurre en una fecha simbólica o efeméride. El grupo se separa de la manifestación. Ataca con rocas, piedras, tubos, botellas y fuego a policías que apenas se defienden con escudos. El momento climático llega cuando un pelotón de enmascarados se acerca a los policías para arrojarles piedras al rostro, a la cabeza. Tiran a placer 10, 20, 30 segundos. Se repliegan y vuelven a tirar.

En cierto momento, la policía avanza por principio de supervivencia. Se registran choques, empujones. El juego termina cuando algunos policías tratan de detener a algún tirapiedra, quien sabe que enfrenta los siguientes desenlaces:

a. Dispersarse sin mayores problemas.

b. Ser detenido y quedar libre en unas horas.

c. Ser detenido y enfrentar un proceso judicial de verdad.

Las respuestas correctas hasta el momento son b y c.

Los violentos, además, denuncian que fueron reprimidos. Hábiles abogados y aliados incondicionales en organizaciones no gubernamentales y los medios inflan esa percepción. Al final terminan por imponerse. Las divisas del juego son la violencia, el engaño y la impunidad.

El juego se envuelve en un celofán estridente y con el listón del discurso de exclusión social, furia juvenil, sistema envilecido.

Se llama tirando a matar. Es gratis y está de moda.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios