17 de Octubre de 2018

Opinión

Todos a gusto

Todo indica que a los priistas les gusta cómo trabajan y operan las delegaciones los panistas, quizá porque no pagan sus cuotas.

Compartir en Facebook Todos a gustoCompartir en Twiiter Todos a gusto

Al menos durante los dos primeros meses de la actual gestión del Gobierno Federal el PAN ha evidenciado que está conforme con el gobierno tricolor y al no haber señalamientos parece ser que le gusta el estilo de gobierno del PRI. ¿Será que no han levantado la voz porque todavía hay algunos liderazgos que ocupan las delegaciones federales, incluso en puestos clave, y el silencio pueda compensar que se queden un tiempo más?

Si no es por lo anterior, entonces parece ser que están muy a gusto con el estilo de política que ejerce el Revolucionario Institucional. Pero también hay otra contradicción, que se refleja a nivel local, toda vez que los delegados de la Sedesol, Fernando Medina Gamboa; del Infonavit, César Bojórquez Zapata, y del IMSS, Alberto Reyes Carrillo -quienes fueron criticados por los priistas por ser muy polémicos, sobre todo durante la reciente campaña electoral-, siguen en sus cargos a pesar de que el gobierno tricolor ya está en funciones. Aún los mantiene.

Entonces todo indica que a los priistas les gusta cómo trabajan y operan las delegaciones los panistas, quizá porque no pagan sus cuotas, como es el caso de los tres funcionarios antes mencionados, quienes tienen un historial de polémica abiertamente por el PRI. ¿Será que los ven como maestros? ¿O como alumnos adelantados?

Los priistas están reconociendo que estos panistas son buenos en su labor o simplemente en el PRI no hay quien tenga el tamaño, la capacidad y la experiencia para ocupar esas delegaciones. Habrá que tener en cuenta que ya pasaron dos meses  y los panistas no han dicho nada, vamos a ver cuánto aguantan y quiénes serán los primeros que critiquen; los priistas tampoco han dicho nada. Veremos qué partido lanza la primera piedra y critica con base en la administración contraria. Hasta el momento ambos quieren llevar la fiesta en paz.

Por otra parte, si bien el Carnaval es una fiesta tradicional, los problemas de vialidad han rebasado a las autoridades porque han generado a lo largo del derrotero un verdadero caos, que en unos meses más le tocará al Municipio regular, tras el convenio que próximamente firmará con la autoridad estatal.  No tendrá excusa para hacer cumplir los reglamentos y ejercer su responsabilidad, ya que está legalmente aprobado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios