18 de Febrero de 2018

Opinión

Todos contra la guerra nuclear

Las naciones que pueblan nuestro planeta deben unirse para evitar más guerras y conflictos devastadores. Respetemos los derechos de las y los otros para ser mejores personas.

Compartir en Facebook Todos contra la guerra nuclearCompartir en Twiiter Todos contra la guerra nuclear

La humanidad ha cometido muchas atrocidades contra la humanidad misma, las que ahora, a muchos años de distancia, tratamos de remediar.

El mundo, a través de  la Organización de las Naciones Unidas, dedica el 29 de agosto como el Día Internacional contra los Ensayos Nucleares,  mediante la resolución 64/35 del 2 de diciembre del 2009. El 29 de agosto de 1991 fue cerrado para siempre el complejo de pruebas nucleares de Semipalatinsk, ubicado en Kasajstán.

No olvidemos lo sufrido por Hiroshima y Nagasaki, durante la llamada Segunda Guerra Mundial. Tampoco es secreto el daño que las explosiones nucleares causan no sólo en la vida de las personas, sino en la salud y la amenaza para el ambiente.

En 1996, en su Asamblea General, la ONU aprobó el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, instrumento jurídico internacional que señala la necesidad de seguir esforzándonos, como seres humanos de conciencia, en reducir el uso de las armas nucleares, como primer paso para eliminarlas.

Ratificaron el Tratado 183 países. Faltan por hacerlo 159, entre ellos Estados Unidos de América, China, Egipto, India, Irán, Israel, Pakistán y la República Democrática de Corea.

Ojalá ni en México, ni en ningún otro pueblo del mundo, sus habitantes se vean sometidos al dolor de ver a sus hijos e hijas diezmados por el uso negativo de la fuerza nuclear, que utilizada positivamente hace mucho bien al ser humano.

Las naciones que pueblan nuestro planeta deben unirse para evitar más guerras y conflictos devastadores. Respetemos los derechos de las y los otros para ser mejores personas. Entonces alcemos nuestras voces al unísono para que las prerrogativas del ser humano campeen en nuestra sociedad, hasta llevarlas al concierto de los pueblos del planeta en el que las diferencias puedan dirimirse con el imperio de la ley, cimentada en los valores del ser humano.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios