23 de Septiembre de 2018

Opinión

¡Todos los políticos a la m...!

Fue un Día del Trabajo como cualquier otro. Corretizas del proletariado sin cabeza por parte de las fuerzas granaderiles y viceversa.

Compartir en Facebook ¡Todos los políticos a la m...!Compartir en Twiiter ¡Todos los políticos a la m...!

Debidamente aderezada con la captura del suegro de El Chapo la salida de los pseudoestudiantes —como les dicen los neuras— de la Torre de Rectoría de la UNAM (las malas lenguas decían que se fueron a ver el partido Bayern-Barcelona).

Un Día del Trabajo como cualquier otro. Corretizas del proletariado sin cabeza por parte de las fuerzas granaderiles y viceversa (no se sabe qué pensar de esos anarquistas-masoquistas que ya tienen armado su sketch con los granaderos, por lo menos le deberían poner a manera de música de fondo aquello de “camarón pelao tú quieres, camarón pelao te doy”.

Maestros que apedrean cosas y casas del distinguido proverbial góber petocho de Guerrero, don Ángel Heladio, al que ni en día de descanso dejaron en paz. Por otro lado, la clase obrera más civilizada, desprovista de inquietudes ni aspiraciones, se puso al servicio del Pacto por México como en los viejos tiempos de la CTM y del Precio Pacto de don Fidel Velázquez que juraba resguardar la revolución institucionalizada. 

Era tal la unanimidad con el PRIcambrico temprano que hasta sacó a pasear a Gamboa Pascoe, que pensé que todos juntos iban a echar del país a Miguel Bosé por haber declarado algo así como: ¡Todos los políticos a la mi...! Seguramente alguien les explicó que el del look chachachá se refería a Rajoy y sus maleantes del Partido Popular.

Eso sí, lo verdaderamente inédito fue la aparición, en pleno 1 de mayo, uno de los escasos espacios en el calendario dedicados al proletariado sin cabeza en el calendario (lo demás está consagrado a la cursilería, el consumismo, de la onda patronal).

Interesante que quienes de manera histórica han detentado los medios de producción, que desde el punto de vista marxista han construido sus ganancias sobre la sangra de los obreros y campesinos, maestros en el arte del engaño y la acumulación originaria de capital, eran los invitados de luxe en una conmemoración de y para la prole. 

Fue más o menos como sí en el Día de las Madres se invitara en las fiestas del kinder a las amantes de los padres de familia. 

Eso habla bien del sistema. Qué mal que el pseudomagisterio y los pseudoestudiantes, contagiados sin duda por los seudo indignados que, desde Santiago hasta Atenas no acaban de entender las maravillas compasivas y humanitarias del capitalismo salvajemente grupero. Por eso, cuando se exige que no se queden impunes los actos vandálicos, ya no se sabe de qué lado. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios