19 de Septiembre de 2018

Opinión

Trabajo en conjunto

El escritor y periodista italiano Alberto Moravia dijo alguna vez: curiosamente, los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado…

Compartir en Facebook Trabajo en conjunto Compartir en Twiiter Trabajo en conjunto

El escritor y periodista italiano Alberto Moravia dijo alguna vez: curiosamente, los votantes no se sienten responsables de los fracasos del gobierno que han votado…

Las acciones para mejorar una ciudad deben nacer de ambas partes, y aún más importante, los dos deben practicarlas. Si bien los gobiernos municipales no tienen una buena imagen ante los ciudadanos, muchas veces son estos últimos, los que se muestran apáticos ante las acciones básicas que deben ejercer para mejorar su entorno.

Decir que el gobierno municipal limpia en su totalidad los parques y áreas jardinadas de Cancún sería una mentira, ya que se contabiliza un aproximado de 350 de estos espacios, es decir, si se limpia uno por día, se cubrirían todos, pero entonces los empleados de Servicios Públicos descansarían menos de lo debido.

Es por ello que existen zonas donde la gente reclama que el área verde del lugar donde habitan sólo es limpiada una vez al año, pero qué pasa cuando los ciudadanos pasan de la exigencia, a la apatía. 

En la Región 94 existe un terreno baldío que durante unos dos años aproximadamente había estado cubierto de maleza. A principio de año, en el primer trimestre, los vecinos acudieron a las autoridades de la administración municipal para solicitar la limpieza,  ya que por las noches, se convertía en una zona de riesgo, además de ser un basurero clandestino.

Tras la petición, el terreno fue chapeado, la hierba quedó a ras de suelo -en medio del terreno se alza un árbol-. Pasaron las semanas y el monte empezó a crecer, los vecinos que dijeron querían el espacio para realizar actividades que fomentaran la convivencia,  no hicieron nada. Los meses pasaron y el monte estaba tupido de nuevo, la basura empezó a aparecer y la inseguridad volvió; los vecinos de nuevo acudieron a las autoridades municipales sin que hasta el momento Servicios Públicos chapee el sitio.

Y es aquí donde salta la duda: el Gobierno vive de nuestros impuestos, y sí, están obligados a cubrir nuestras necesidades de infraestructura, seguridad e imagen urbana, pero… ¿y los ciudadanos?

Si el terreno se limpió y la maleza se eliminó, por qué los vecinos no donaron una hora al día para chapear las plantas que empezaban a crecer, manteniendo la zona siempre limpia. Por qué no exhibieron a aquellos que eran sorprendidos tirando basura, ¿o acaso todos lo hacían? Por qué no dejan prendidas las luces de las fachadas de sus casas para mantener iluminada la zona, utilizando focos ahorradores. 

Es cierto que el gobierno debe ayudarnos, pero a veces la apatía es el peor enemigo de la ciudadanía, no las autoridades.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios