18 de Octubre de 2018

Opinión

Tránsito: botín para el municipio

La puntada que se aventó recientemente el regidor capitalino del PT, Rivelino Valdivia Villaseca, no hace más que confirmar que los gobernantes en turno están enfocados en exprimir más y más a la población...

Compartir en Facebook Tránsito: botín para el municipioCompartir en Twiiter Tránsito: botín para el municipio

 

La puntada que se aventó recientemente el regidor capitalino del PT, Rivelino Valdivia Villaseca, no hace más que confirmar que los gobernantes en turno están enfocados en exprimir más y más a la población para resolver los problemas financieros, que en el caso del Ayuntamiento chetumaleño son muchos y muy serios.
 
El regidor propuso que el municipio debe ser el que controle el reglamento y las multas de tránsito en la capital, responsabilidad que recae actualmente en la Secretaría de Seguridad Pública.
 
Sin recato, el concejal defendió su postura y dijo que esto sería una solución a los problemas financieros del municipio, pues según “estudios” realizados, con los ingresos por multas, permisos y licencias se podría pagar la abultada nómina del Ayuntamiento.
 
Al parecer, el regidor ve a los chetumaleños como símbolos de peso ambulantes, a los que hay que exprimir aún más para que los altos funcionarios municipales sigan gozando de los                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               privilegios del poder.
 
Y es que las pruebas están a la vista: en los municipios del estado que tienen el control de Tránsito los agentes municipales se vuelven cazadores de infractores, utilizando hasta el mínimo pretexto para imponer una multa o, peor aún, sacar una buena mordida.
 
En Chetumal, como están las cosas, si Tránsito estuviera en manos del municipio los automovilistas se verían acosados por una horda de agentes municipales encargados de sacarles hasta el último centavo, pues sólo para pagar la nómina –como dice el regidor– se requerirían unos 20 millones de pesos al mes.
 
Por eso el regidor Rivelino Valdivia, y el resto de los concejales, en lugar de elucubrar estrategias para llevar agua a su molino, deben ponerse en los zapatos de los ciudadanos, realizar una verdadera labor de vigilancia presupuestal dentro del municipio y, de paso, afinar una propuesta para reducirse el sueldo, el cual es excesivo para el relajado trabajo que realizan.
 
Triste carnaval en Chetumal
 
Hoy arranca el “Carnaval del Nuevo Sol” en la capital, el cual desde antes de empezar está condenado al fracaso debido a la deplorable situación financiera del municipio capitalino. 
 
Un evento tradicional de esta magnitud requiere en primer lugar de una organización ejemplar, y en segundo lugar de una buena cantidad de recursos económicos. Ninguno de estos dos requisitos se cumple en la capital. El municipio está quebrado y no tiene ni para los chicles. Por otro lado, ni el alcalde Carlos Mario Villanueva, ni el organizador Álvaro Irigoyen, han mostrado tener el talento para ofrecer una fiesta a la altura de Chetumal.
 
De hecho Álvaro Irigoyen ya ha reprobado en asignaturas anteriores, como la pasada Expofer, donde dejó los números pintados de rojo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios