25 de Septiembre de 2018

Opinión

Tres razones para sonreír

Tener una sonrisa en los labios mejora nuestro humor, hace que los demás se nos acerquen con amabilidad y consigue que nuestro día sea más agradable.

Compartir en Facebook Tres razones para sonreírCompartir en Twiiter Tres razones para sonreír

El tener una sonrisa en los labios mejora nuestro humor, hace que los demás se nos acerquen con amabilidad y consigue que nuestro día sea más dulce y agradable. Bien dicen que una sonrisa ilumina más que la electricidad.

Sonreír en la adversidad, en la tristeza, en la inquietud, nos da fuerzas para conllevar nuestra existencia y nos ayuda a mejorar nuestro carácter, nuestra autoestima, y nos da una felicidad en forma gratuita. Si logras sonreír cuando te va mal o cuando tienes problemas has logrado un peldaño a tu felicidad.

En general, siento que existen tres buenas razones para sonreír lo mas a menudo posible. Claro que no todo el tiempo, pues es inútil obligarnos a sonreír cuando tenemos preocupaciones de verdad, o cuando somos muy desdichados. Hablo de sonreír cuando todo va más o menos bien, cuando nuestras preocupaciones son de tipo normal.

La primera razón: sonreír nos pone de mejor humor. Cuando nuestro cerebro está contento manda a sonreír al rostro. Es verdad, pero también ocurre en sentido contrario; cuando el rostro sonríe, el cerebro se alegra. Así lo han confirmado muchos estudios. Entre la sonrisa y los centros cerebrales del buen humor existe una estrecha relación.

Por ello, la sonrisa no sólo es la prueba de que somos felices; sonreír con dulzura, también mejora suavemente nuestro humor, pues el cuerpo influye globalmente en el cerebro. 
Cuanto más sonreímos, mas fácil acceso tenemos a la felicidad y a la salud. Es una manera sencilla y saludable de actuar con ingenio sobre nuestro bienestar.

La segunda razón para sonreír es que atrae cosas buenas a nuestra vida, en particular otras personas. Estos sujetos se nos acercan más, nos prestan ayuda y atención. A menudo cuando sonreímos, observamos que nos dan los buenos días (algunas sin duda, creen que nos conocemos; pero según otras opiniones, es que se sienten unidas a nosotros porque les sonreímos).

La tercera razón: sonreír de entrada es un acto de dulzura y de gentileza hacia los demás. Poner mala cara hace que el mundo sea un poco más feo y sonreír lo hace un poco mas bello. Sólo un poco, pero al menos un poco.

Ahora que estamos de vacaciones y todo es reposo, comidas y esparcimiento, bueno es tener un consejo dietético: 'Si quieres estar sano: come la mitad, camina el doble, ama el triple y sonríe el cuádruple'. Y para concluir sonriendo, me gusta la frase que aprendí de mi madre hace años: 'Si has perdido dinero, nada has perdido; si has perdido la salud, algo has perdido; pero si has perdido la sonrisa..¡Todo lo has perdido!'.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios