23 de Septiembre de 2018

Opinión

Tres yucatecos ante la tumba de Atzompa en Oaxaca (1)

"Hemos estado desarrollando en Yucatán un proyecto de registro en tercera dimensión enfocado al patrimonio arqueológico".

Compartir en Facebook Tres yucatecos ante la tumba de Atzompa en Oaxaca (1)Compartir en Twiiter Tres yucatecos ante la tumba de Atzompa en Oaxaca (1)

Gracias a la motivación del rector de la Universidad Tecnológica Metropolitana de Mérida, el Ing. Ricardo Bello Bolio, y el Instituto Nacional de Antropología e Historia, hemos estado desarrollando en Yucatán un proyecto de registro en tercera dimensión enfocado al patrimonio arqueológico; este proyecto tecnológico es único en México y ha arrojado resultados y productos que nos permiten preservar nuestro patrimonio y hacer más eficiente nuestra labor arqueológica.

Dada la efectividad de esta tecnología que hemos estado aplicando en la región, se ha difundido y nos ha permitido colaborar y apoyar en el registro de nuevos hallazgos. Tal es el  caso de la solicitud que nos hicieron para hacer el registro de una tumba en la zona arqueológica de Atzompa, en Oaxaca.

El equipo, integrado por el Ing. Christian Escalante, Lucely Tzab y el que suscribe, se trasladó al mencionado lugar hace unos días y llegó hasta el edificio en donde se descubrió la tumba múltiple. Por su complejidad, el registro arqueológico con los medios tradicionales llevaría varios meses.

Nos instalamos en el lugar para hacer nuestro trabajo, y no omito manifestar que para nosotros fue muy apasionante hallarnos en un sitio al que durante más de mil años nadie había entrado. Ante nuestros ojos estaba un montículo de unos 8 m. de altura con dimensiones de aproximadamente 40 por 40 m por lado y en proceso de exploración.

Luego de los preparativos de rigor, descendimos desde la entrada por unos escalones originales que aparecieron durante la realización de una cala exploratoria que dejaba al descubierto un par de muros y unas grandes lajas desplomadas que formaban el techo de la primera tumba.

El piso era plano y también formado por grandes lajas planas que funcionaban como techo de una segunda tumba ubicada debajo. La entrada mira al lado oriente y aún no estaba abierta.

El equipo yucateco contribuyó para la liberación del acceso a fin  de introducir el escáner y hacer el registro. Cuando logramos abrir el espacio  para meter el aparato de exploración, con apoyo de unas lámparas iluminamos la entrada y nos percatamos de que  estaba recubierta con estuco pintado con líneas negras, una banda gruesa de color verde, recuadros de color negro con pintura roja en su interior.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios