Tristeza y depresión (1 de 4)

No es lo mismo transitar por un episodio de tristeza o duelo temporales que estar clínicamente deprimidos.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

El segundo escenario que podemos enfrentar cuando envejecemos es el de la tristeza y la depresión. Sin embargo, es importante establecer diferencias entre un episodio de tristeza o duelo y la depresión clínica.

Un episodio de tristeza o duelo puede ser profundo y prolongarse hasta un par de meses, siendo la causa algún  problema grave o los diversos sentimientos de pérdida naturales y propios del envejecimiento de los que hablaremos más adelante. Tristeza o duelo temporales que con apoyo psicológico profesional y ganas de salir adelante pueden y deben ser superados satisfactoriamente.

Por su parte, la depresión clínica es una enfermedad provocada por un desequilibrio bioquímico del cerebro en el que participan dos neurotransmisores: la serotonina y la norepinefrina. No es una situación pasajera que se pueda resolver “echándole ganas”, incluso no basta con la psicoterapia, sino que son necesarios medicamentos específicos para restaurar el equilibrio bioquímico del cerebro.

En conclusión, no es lo mismo transitar por un episodio de tristeza o duelo temporales que estar clínicamente deprimidos. Iremos conociendo mejor sus diferencias. 

Jovencitos, la semana próxima veremos cinco factores comunes a todos y que suelen predisponernos a la tristeza o al sentimiento de duelo mientras caminamos hacia la vejez.

Cargando siguiente noticia