22 de Septiembre de 2018

Opinión

La Tsukán del cenote Xkiké

El cazador agregó que no intentó hacerle daño a la serpiente, porque ella lo hubiese castigado. Podría haberlo matado si le disparaba porque la Tsukán es espíritu.

Compartir en Facebook La <i>Tsukán</i> del cenote <i>Xkiké</i>Compartir en Twiiter La <i>Tsukán</i> del cenote <i>Xkiké</i>

En 1949, Estanislao Ordóñez le platicó a Roger Cuy Vergara haber visto a la serpiente Tsukán en el cenote Xkiké, en las inmediaciones del poblado de Calcehtok. En realidad, Xkiké es una cueva con un cenote en su interior.

En ese tiempo Estanislao era milpero, cazador y comisario municipal. Una noche se despidió de su esposa antes de salir a cazar.

Fue a emboscarse en el cenote mencionado. Allí podría obtener unos conejos, un agutí o cualquier otra presa. 

Cuando llegó a Xkiké empezó a enfocar con su linterna hacia adentro de la gruta. Entonces vio dos lucecitas y pensó que eran los ojos del agutí o en el peor de los casos de un mapache, pues estos animales entran allí a tomar agua de noche. 

De pronto, distinguió en la oscuridad a la temible serpiente Tsukán, pues ésta alzó la cabeza y él pudo ver que tiene crines como los caballos. Estanislao tuvo mucho miedo. Lo que hizo fue retroceder y luego corrió hasta llegar a su casa.

El cazador agregó que no intentó hacerle daño a la serpiente, porque ella lo hubiese castigado. Podría haberlo matado si le disparaba porque la Tsukán es espíritu.

De acuerdo con los testimonios recabados en muchos lugares, esta serpiente sólo se ve una vez en la vida y el temor queda para siempre.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios