14 de Diciembre de 2018

Opinión

Un amigo que supo ser médico

El Dr. Ávila Várguez fue un importante impulsor de la Dermatología yucateca y un hombre esforzado, disciplinado y comprometido con la vida.

Compartir en Facebook Un amigo que supo ser médicoCompartir en Twiiter Un amigo que supo ser médico

A mediados de febrero de 1983, poco antes de  iniciar la especialidad de Dermatología, tuve la oportunidad de asistir a la sesión  inagural de la Sociedad de Dermatología y Micología del Sureste, A.C., realizada en el Hospital Militar de  Mérida y que fue conducida por un dermatólogo de gallarda figura, bajo de talla pero alto en  entusiasmo: el Dr. Juan José Ávila Várguez.

 Años después,  al concluir  mi preparación profesional, ingresé a esta Sociedad y  de inmediato el Dr. Ávila me invitó a ser presidente de la agrupación, en vista de que el puesto no resultaba muy atractivo para la mayoría de los socios, pues  sólo significaba  trabajo y  la satisfacción por el alto honor de haber  servido a la Sociedad; por eso él fue tres veces presidente. De esa manera inicié una buena amistad con Juan José, que ha terminado el día 5 de marzo de este año, cuando lamentablemente  falleció, pero que se mantendrá con su familia los años que me resten de vida.

El Dr. Ávila Várguez nació el 10 de marzo de 1944, en Tzucacab,  donde inició sus estudios de primaria  y los concluyó en la escuela Fabián Sansores, de Tekax; la secundaria  y  la preparatoria las realiza en  Mérida, luego se dirige a la ciudad de México para estudiar Medicina en la Escuela Médico Militar y posteriormente Dermatología, completando su formación en el Instituto de Enfermedades Tropicales. 

De regreso a Mérida, trabaja en el Hospital Militar con el rango de teniente coronel de 1977 hasta 1987, cuando se jubila de esta institución; en 1983, en colaboración con  los pocos dermatólogos de ese entonces y otros médicos afines a esta especialidad, funda la Sociedad de Dermatología y Micología del Sureste, A.C., que a partir del 2006 se convirtió en  el Colegio de Dermatólogos de Yucatán, A.C., cuyos objetivos  han sido: fomentar la actividad académica y la convivencia familiar de sus socios; siempre estuvo comprometido con el buen funcionamiento de esta asociación.

Fue también un activo socio de la Academia Mexicana de Dermatología, A.C., de la que era miembro de su Comité de Honor y Justicia. Fue de los primeros que añadieron a la Dermatología Médica la práctica de la Dermatología Cosmética en Yucatán.

Contrajo matrimonio con Rosario López Sosa  y procrearon dos hijos, Juan  y Luis; a decir de uno de ellos, su padre fue protector, proveedor, motivador y generoso;  con sus amigos  siempre obsequió  esta última cualidad, por lo que tuvo muchos. Fue un excelente cocinero, quizá por eso su hijo Juan es un conocido chef. Luis  es un destacado oftalmólogo.

El Dr. Ávila Várguez fue un importante impulsor de la Dermatología yucateca y un hombre esforzado, disciplinado y comprometido con la vida, la que disfrutó y compartió generosamente con su familia, amigos y pacientes. Una vida que deja huella y algunas cicatrices porque también practicó la cirugía. Con la mano derecha  extendida  y los dedos en la sien,  despedimos al teniente coronel y dermatólogo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios