23 de Septiembre de 2018

Opinión

Un Congreso para el PRI

Los priistas Pedro Flota Alcocer, Cora Amalia Castilla Madrid y Martín de la Cruz Gómez pueden dormir satisfechos con su curul bajo la almohada...

Compartir en Facebook Un Congreso para el PRICompartir en Twiiter Un Congreso para el PRI

Los priistas Pedro Flota Alcocer, Cora Amalia Castilla Madrid y Martín de la Cruz Gómez pueden dormir satisfechos con su curul bajo la almohada, al caer prácticamente el último out  del proceso electoral del pasado siete de julio, cuando el PRI se impuso con el aplastante poderío de una maquinaria beneficiada por el abstencionismo, ya que PAN y PRD hicieron hasta lo imposible con tal de perder, impulsando una estrategia suicida que explica su contundente cosecha de migajas.

El PRI se consolida como una fuerza política descomunal, como un titán ante pigmeos desmoralizados por el sonado revés electoral cuyo resultado no han sido capaces de comprender para rectificar el rumbo.

Porque tanto PAN como PRD tuvieron una caída estrepitosa, al ser expulsados de cinco ayuntamientos para tener una presencia testimonial en el Congreso del Estado, con un perredismo resignado a contar con una solitaria diputación plurinominal, mientras el PAN se quedó con dos pluris y una diputación de mayoría relativa, conquistada sorpresivamente en Cozumel.

El PRI se apoderó de tres plurinominales, y la sala regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ratificó el reparto hecho por el Instituto Electoral de Quintana Roo (IEQROO), dejando al PRI con exceso de poderío, ya que además cuenta con aliados del nivel del Verde Ecologista y Nueva Alianza.

Lo positivo: los chetumaleños Pedro Flota Alcocer y Cora Amalia Castilla Madrid con su pasaporte al palacio legislativo compensan el desequilibrio regional, ya que gran parte de los diputados son de Cancún, tanto de mayoría relativa como de representación proporcional.

Cuestión de que se apliquen al máximo como el resto de los diputados, porque experiencia ambos la tienen porque han tenido encomiendas muy diversas, destacando el hecho de que Pedro Flota quedó de nuevo en la orilla, persiguiendo el sueño evasivo de ser alcalde capitalino, posición ya conquistada por Cora Amalia.

En cuanto al PAN y el PRD, entre los hierros retorcidos de la derrota deben digerir y comprender los resultados electorales de este siete de julio, ya que evadir la realidad con cuentas triunfales en nada beneficiará a sus respectivos partidos, donde urgen liderazgos efectivos que reorganicen a su ejército y le levanten la moral para enfrentar las próximas batallas.

Porque el PRI no debe cantar victoria por anticipado, ya que en el pasado proceso electoral tanto PAN como PRD metieron la pata con persistencia, generando condiciones para un acentuado abstencionismo que le despejó el camino a la maquinaria del Tricolor.

Y difícilmente se presentará un escenario similar, aunque la oposición es capaz de no asimilar la lección, tropezando con la misma piedra.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios