18 de Diciembre de 2018

Opinión

Un esfuerzo por los niños

La propuesta del diputado Emilio Jiménez Ancona, presidente de la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología del Congreso del Estado para ampliar cinco días el ciclo escolar 2013-2014..

Compartir en Facebook Un esfuerzo por los niñosCompartir en Twiiter Un esfuerzo por los niños

La propuesta del diputado Emilio Jiménez Ancona, presidente de la Comisión de Educación, Ciencia y Tecnología del Congreso del Estado para ampliar cinco días el ciclo escolar 2013-2014, con el objetivo de recuperar parte de los días que se perdieron por el movimiento magisterial del año pasado en contra de la Reforma Educativa, debe considerarse con mucha seriedad, dada la afectación que hubo para los alumnos de educación básica.

Si bien los maestros inconformes con la Reforma Educativa habían asegurado que harían un esfuerzo para recuperar clases, la realidad es que en la mayoría de los casos no fue así, de modo que cualquier medida que se tome para que los estudiantes no salgan tan perjudicados es bienvenida.

Por cierto que los maestros disidentes dentro del magisterio quintanarroense que se oponen a los dictados de la Reforma cada vez están más solos, así quedó de manifiesto la semana pasada en dos ocasiones: cuando realizaron una caravana de protesta por la Avenida Insurgentes hasta concluir en los bajos del Palacio de Gobierno y después, en la ofrenda floral con motivo del Día del Maestro.

Las consignas suenan cada vez más lejanas, las arengas no encuentran eco entre la ciudadanía y tarde o temprano deberán ajustarse a los dictados de la Reforma, que aunque no lo quieran aceptar, es un hecho consumado, así que seguir peleando en su contra no les redituará ningún beneficio.

Si los maestros inconformes analizaran sin apasionamientos desmedidos el contenido del documento que rechazan sin mayores miramientos, se darían cuenta que hay muchas cosas que los benefician, pero si esperan que como ocurría en el pasado, se les otorgue todo tipo de canonjías sólo por pertenecer a un sindicato, se van a quedar esperando toda la vida.

Tenemos que estar conscientes que cambiar los paradigmas es algo muy complicado, que si de pronto las cosas se tienen que hacer de otro modo, habrá muchas personas que se opongan, porque ven en esos cambios un perjuicio y no una manera de enfrentar, como en el caso de los maestros, los nuevos desafíos de un mundo más competitivo.

De nada sirve que se opongan sistemáticamente a las transformaciones educativas que se buscan a través de la Reforma, porque tarde o temprano tendrán que entender que no hay marcha atrás, que los nuevos tiempos nos obligan a cambiar a nosotros mismos para ser mejores profesionistas.

México se encuentra entre los países con menos aprovechamiento escolar en el mundo, ese dato no podemos soslayarlo, es nuestra obligación como maestros, autoridades educativas y sin duda sociedad en general, encontrar el camino que nos saque del marasmo en que se encuentra la educación del país. No hacerlo significaría seguir rezagándonos respecto a los países que nos llevan una ventaja considerable.

No es un simple lugar común decir que a todos nos corresponde una parte de la educación de los niños y jóvenes, claro que la mayor responsabilidad es de los maestros y autoridades; sin embargo, parece que se nos olvida que la educación comienza en casa y es ahí donde podemos incidir los padres de familia.

Ser recalcitrantemente reacios a los cambios que cada determinado tiempo ocurren en el mundo nos pone en una situación de desventaja, puesto que la manera de hacer las cosas ya no es la misma y si seguimos aferrados al pasado, en cualquier momento seremos también parte de ese pasado.

La propuesta del diputado Jiménez Ancona por ampliar el calendario escolar no puede rechazarse sólo porque lo haya hecho un ex dirigente de la Sección 25 del SNTE, se requiere un análisis a conciencia que involucre a toda la comunidad escolar y a las autoridades educativas.

Rechazar a priori la petición del legislador, no sería sano para quienes pretenden que los alumnos recuperen algo del tiempo perdido a consecuencia del movimiento magisterial del 2013 y significaría que poco o nada les importa la educación de los niños.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios