26 de Septiembre de 2018

Opinión

Un político honesto

Casi cualquier persona de Saltillo medianamente informada sabrá que Enrique Martínez no solo es un exitoso empresario sino que fue un excelente gobernador.

Compartir en Facebook Un político honestoCompartir en Twiiter Un político honesto

Un político honesto para muchos es inexistente o una contradicción. Todavía más increíble parecería que haya un político honesto con buen patrimonio, quien además es del PRI y fue gobernador.

Viene al caso por la reacción de Carmen Aristegui cuando abordó el tema de la publicidad de la situación patrimonial del Presidente y miembros del gabinete y se refirió al caso del secretario de Agricultura, Enrique Martínez. La influyente y muy escuchada periodista señaló con asombro el monto de los bienes reportados y expresó algo que es una imprecisión mayor, bienes adquiridos en su ejercicio de gobernador.

Casi cualquier persona de Saltillo medianamente informada sabrá que Enrique Martínez no solo es un exitoso empresario de siempre, sino que fue, además, un excelente gobernador, al que le ha caracterizado la austeridad y la honestidad en los no pocos cargos públicos que ha tenido. Enrique Martínez dirige un grupo importante de negocios heredado por su padre del mismo nombre y lo ha hecho con éxito.

Como gobernador hubo una importante obra social y pública; la transparencia alcanzó niveles ejemplares y corrió a cuenta del Congreso. Honesto y eficaz en seis años de gobierno, solo hubo un secuestro y entrega el estado sin deuda.

Ganó la candidatura a pulso, con la oposición del gobernador Montemayor. Una elección interna le abrió paso. Quienes actuaron en consecuencia al compromiso que el ya finado Colosio tenía con Martínez, hicieron todo para que el PRI, al igual que en Chihuahua, seleccionara su candidato a través de un elección abierta.

La pobreza no hace virtud, sí la austeridad y el cuidado a los bienes públicos, pero no es suficiente no robar, sino hacer todo para evitar que los subalternos desvíen los bienes públicos. Sin duda hay otros políticos honestos y eficaces como Martínez, los debe haber en el PAN, el PRD, Morena y otros partidos. De siempre el político acaudalado despierta sospecha, mucho más cuando el enriquecimiento es repentino y acompañado del cargo público. Es preciso señalar a quien actúa de manera indebida, pero también reconocer a quien ha hecho lo correcto. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios