18 de Septiembre de 2018

Opinión

Una batalla entre 2 panistas

La batalla interna por la candidatura panista a la alcaldía capitalina se definirá entre dos: José Francisco Hadad Estéfano y Mario Rivero Leal, en quienes la dirigencia estatal encuentra el potencial para hacer una campaña de altura que ponga en jaque al PRI, sea quien sea su candidato.

Compartir en Facebook Una batalla entre 2 panistasCompartir en Twiiter Una batalla entre 2 panistas

La batalla interna por la candidatura panista a la alcaldía capitalina se definirá entre dos: José Francisco Hadad Estéfano y Mario Rivero Leal, en quienes la dirigencia estatal encuentra el potencial para hacer una campaña de altura que ponga en jaque al PRI, sea quien sea su candidato.

Y si bien William Souza Calderón no salió tan mal librado en la encuesta que solicitó el CEN del PAN, a nivel Quintana Roo se considera que sería muy prematura su candidatura, ya que su militancia es reciente y debe hacer méritos suficientes. Recordemos que José Hadad fue director de Finanzas del PRI estatal cuando el dirigente era Esteban Maqueo Coral, pero el empresario restaurantero dio el salto a las filas del Partido Acción Nacional (PAN), desenvolviéndose como un destacado opositor.

Hadad y Mario Rivero saben que están en la final, por lo que sería lamentable que alguno de ellos se cruce de brazos o boicotee la candidatura del triunfador a nivel interno.

Ambos aspirantes tienen fuerte presencia en la capital del estado, donde el PRD, en cambio, carece de figuras, o estas son ubicadas en un campo muy reducido. Por ello su dirigencia estatal ha sacrificado a quienes han pretendido ser candidatos en comicios federales, aceptando con frecuencia que otros partidos se queden con esa posición.

Y hablando de panistas, Gustavo Ortega Joaquín está perfilado para ser candidato a la diputación local. Recordemos que en 2005 abandonó el PRI al ser derrotado en el proceso interno por Félix Zetina González, estando en juego la candidatura a la alcaldía de Cozumel.

Postulado por la fugaz coalición PAN-Convergencia, Gustavo Ortega obtuvo el triunfo, y luego  fue diputado federal por la vía plurinominal.

Lizbeth Gamboa conecta de hit

Cuando los legisladores quintanarroenses mantenían un perfil insípido, la diputada federal chetumaleña Lizbeth Gamboa Song (PRI) atrajo desde ayer los reflectores, al presentar una iniciativa para bajar de 21 a 18 años la edad mínima para ser diputado federal.

La hija de la ex magistrada presidente del Tribunal Superior de Justicia propone que se reforme el artículo 55 de la Constitución.

“Ya lo vimos en julio pasado: los más jóvenes participaron muy activamente en la vida  nacional. Hay que abrir ese camino no sólo para que voten, sino también para que sean  votados. Los más jóvenes no deben ser discriminados. Si pueden votar desde los 18 años, también deberían poder ser votados”, expuso la diputada plurinominal, cuya iniciativa tiene dedicatoria para los grupos más radicales que rechazan al presidente Enrique Peña Nieto y a su partido.

Lizbeth Gamboa Song ha destacado con esta iniciativa, superando por mucho a otros  diputados federales que todavía no encuentran la cuadratura al círculo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios