17 de Diciembre de 2018

Opinión

Una política de simulación

¡Que alguien explique por qué no se acaba con la informalidad antes de seguir gravando a los causantes formales!

Compartir en Facebook Una política de simulaciónCompartir en Twiiter Una política de simulación

¿Quién protege a los vendedores informales? ¿Serán los políticos? ¿Por qué la clase política no aplica la ley contra los vendedores  informales? ¿A qué le tienen miedo los diputados federales? ¿Qué intereses tienen? Son las preguntas que no responden quizá porque no les conviene reconocer que están inmersos en una simulación y buscan evadirla con la flamante  Reforma Hacendaria que es objeto de discusión y debate en todos los sectores del país en este momento.

¿Por qué los diputados federales no aprueban una ley para meter en cintura a los evasores de impuestos? ¿Algún legislador o senador tiene ahí su negocio y responde a otros intereses? ¡Que alguien explique por qué no se acaba con la informalidad antes de seguir gravando a los causantes formales!

Empresarios, contadores y la clase media se han manifestado en contra de la Reforma Hacendaria propuesta por la Federación, que busca recaudar más recursos para financiar una serie de programas para el próximo año. La crítica se centra en que no busca ampliar la base de recaudación sino incrementar los gravámenes a los que ya de por sí pagan. 

Los legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que están a favor de esta propuesta, ¿qué es lo que buscan? ¿A favor de quién están? ¿De la clase que siempre ha sido protegida y que es la que está del lado del PAN? Se supone que la clase media es la mayoría, ¿no les interesa la voz de la mayoría? 
Es urgente que los legisladores escuchen a los sectores, que no por cualquier cosa se han manifestado en contra, con críticas y señalamientos a esta propuesta.

Hay que acabar con los evasores de impuestos. ¿Cuál es el temor de hacerlo? ¿Qué intereses hay para no proceder en contra de estas personas? ¿Quién los protege? ¿Para qué seguirle cargando la mano a quien sí paga? ¿Son incapaces de proceder, de hacer valer la ley, y se van por lo más fácil, que es decir: “ah friéguenme a tal?”.

Qué necesidad hay de que la gente que apenas logra tener para sobrevivir tenga que seguir pagando lo que deben algunos consorcios monopólicos del país, que les dan privilegios para seguir incrementando su poder.
¿Se atreverán los diputados federales y senadores a demostrar que realmente responden a los intereses del pueblo para estar ahí?

Por otra parte, Yucatán ha dado muestra de la solidaridad con los afectados por el huracán y la tormenta tropical que afectaron a estados del centro del país, quizá porque sabe en carne propia lo que se siente.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios