23 de Octubre de 2018

Opinión

Una rajita de 'Canelo'

La derrota de Canelo le dio oportunidad al gobierno federal de mostrar su sabiduría e ingenio con el hashtag #ElGritoQueMueveAMéxico.

Compartir en Facebook Una rajita de 'Canelo'Compartir en Twiiter Una rajita de 'Canelo'

Ante la cantidad de burlas injustas que le han caído al señor licenciado don Canelo por la manera tan decidida en que quiso ser como el Kahwagi en materia boxística, podría decir que en su esquina estaba el DT de Pumas o, ya de plano, Chepo de la Torre.

Incluso, ante la manera en que Mayweather le aplicó el clásico de Muhammad Ali del “vuelo como mariposa; pico como abeja”, Canelo podría alegar ante la opinión pública, que no cesa de acusarlo de ser un producto televisivo casi tan inflado como la película de Eugenio Derbez, que los granaderos lo aflojaron en terracería en el Zócalo un viernes 13.

Digo, aunque quedó visiblemente demostrado que don Floyd, Mr. Money, no quería estar al nivel de los bultazos sobre los que el peleador jaliciense cimentó su leyenda, Saúl Álvarez tiene que defender el prestigio. Por lo tanto no puede recurrir a argumentos estilo priista (o sea, qué es eso de “simplente no pude agarrarlo, es muy elusivo e inteligente”, ni que fuera Caro Quintero), cuando podría decir que no quiso darle una lección ejemplar a su oponente, porque no quería opacar la ceremonia del Grito, de por sí deslucida, con un triunfo contundente e inobjetable.

Digan lo que digan los corifeos del Estado de derecho y los fanáticos del monopolio de la violencia, la CNTE le habría dado a la Plaza de la Constitución un savoir faire muy especial, así tipo el Cirque du Soleil de la lucha de clases.

Pero, como sea, se tomaron tanto trabajo las autoridades para desalojar el Zócalo tomado por una bola de disolutos magisteriales y rendirles tributo a los disolutos oficiales que nos dieron patria.

Estuvo padre que de los mismos productores del Atencazo mon amour se haya realizado esta bonita y alegre labor de dejar el Zócalo en calidad hipoalergénica.

Y si todo eso lo expresara Canelo ataviado a la usanza de moda en estos tiempos idílicos y sosegados, es decir, de granadero, el verdadero héroe de esta película de locas reformas, papá, el efecto sería, por decirlo de alguna manera, terapéutico. Sobre todo para aquellos nostálgicos de los viejos regímenes del PRIcámbrico temprano, que veían en Canelo un nuevo ídolo (sobre todo ahora que el futbol no genera más que dispepsia) tricolor en la tesitura del Ratón Macías, que hasta diputado fue.

La derrota de Canelo convertido en rajita de canela, le dio oportunidad al gobierno federal de mostrar su sabiduría e ingenio con el hashtag #ElGritoQueMueveAMéxico que muchos sospechosistas confundieron con un #SiTuviéramosParqueNoEstaríanAquí.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios