19 de Abril de 2018

Opinión

Una trágica historia de abuso

El hecho ocurrió en un autobús, cuando la muchacha regresaba del cine con su prometido, donde seis asaltantes, en estado de embriaguez, abusaron de ella.

Compartir en Facebook Una trágica historia de abuso Compartir en Twiiter Una trágica historia de abuso

El 16 de diciembre pasado la población de Nueva Delhi, en India, despertó de su letargo, enfurecida, por la horrible violación colectiva de una joven estudiante de fisioterapia, de 23 años, lo que generó una agresiva ola de protestas por las calles del país, aunque todos los días se cometen dichos abusos contra féminas.

El hecho ocurrió en un autobús, cuando la muchacha regresaba del cine con su prometido, donde seis asaltantes, en estado de embriaguez, abusaron de ella para luego golpearla con una barra de hierro y arrojarla del vehículo en marcha, causándole graves heridas que le produjeron la muerte.

El deceso de la joven y las posteriores manifestaciones han llevado a presionar al gobierno para prometer mayor protección a las mujeres, penas más severas para los delitos sexuales y la aceleración de su sistema judicial, que a menudo falla a la hora de decretar sentencias oportunas. También se exige la pena máxima (muerte) con todo y la castración química para los atacantes.

Sobre el tema, el jueves pasado Milenio Novedades informó que abogados del tribunal de Nueva Delhi anunciaron que negarán sus servicios a los seis detenidos, expresando que sería inmoral defender el caso.

La historia ha sacudido a muchos países, entre ellos Sudáfrica, un país donde el número de violaciones sexuales está entre los más elevados del mundo y donde lo mismo se abusa de bebés que de abuelas. 

En la música, diversas voces se han manifestado contra una canción del conocido rapero Honey Singh, en India, donde habla de actos sexuales con prostitutas, por considerarla misógina y por hacer una apología de la violación, además de resultar demasiado vulgar, indecente y por jugar un papel de catalizador de violencia contra las mujeres.

La tragedia y la posterior indignación del pueblo indio dejan mucho que pensar para la sociedad de nuestro país y principalmente de nuestro Estado, donde existe un gran número de violaciones a menores y débiles mentales, principalmente por familiares o parientes.

Si bien se sabe que estos crímenes ocurren con mayor frecuencia en situaciones de pobreza e ignorancia, es deber de las leyes evitarlos y castigarlos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios