25 de Septiembre de 2018

Opinión

Una ventana se cierra

Las computadoras que usan Windows XP quedarán mucho más vulnerables a virus y otros ataques informáticos, mismos que aumentarán drásticamente, de acuerdo con la propia compañía.

Compartir en Facebook Una ventana se cierraCompartir en Twiiter Una ventana se cierra

Hace tres días, Microsoft dejó de dar respaldo técnico a los usuarios de Windows XP. Esto quiere decir que la empresa dejará de proporcionar a sus usuarios complementos de seguridad de ese sistema operativo.

En consecuencia, las computadoras que  lo usan quedarán mucho más vulnerables a virus y otros ataques informáticos, mismos que aumentarán drásticamente, de acuerdo con la propia compañía.

En el mundo, una tercera parte de las computadoras de particulares funcionan con este sistema, por lo que se puede suponer que en México la proporción es significativamente mayor. No se trata pues de un asunto que afecte una actividad secundaria de las personas, como la cancelación de un programa de televisión, o el fin de la venta de un champú, sino de un problema con grandes implicaciones sociales y nacionales.

Windows XP se vendió en equipos nuevos al menos hasta 2010. Quienes actualmente lo usan son quienes no tienen aparatos nuevos, o sea, los afectados son los mismos de siempre: aquéllos con menos recursos económicos y que a duras penas pudieron comprar una computadora. A ellos, Microsoft les ofrece dos grandes soluciones: que le compren el nuevo Windows 8 (que además salió lleno de defectos) o, mejor todavía, que desechen sus viejos equipos y compren nuevos que lo incluyan.

El cinismo no podría ser mayor: “Hoy voy a dejar tu computadora vulnerable. Si quieres seguridad, págame un rescate”. En pocos meses, gran cantidad de mexicanos verán inutilizadas sus computadoras.

El gobierno inglés ha aceptado el chantaje, y pagará cerca de 10 millones de dólares porque el respaldo técnico se prolongue en su país. Otros han llegado a acuerdos comparables. El gobierno mexicano, sin embargo, no se da por enterado del problema, que no ha merecido siquiera una opinión de la Presidencia, o al menos de Gobernación, pese a su severo efecto en la ampliación de la brecha digital.

Lo menos que se podría esperar es que, considerando el gigantesco volumen de compras anuales públicas y privadas que nuestro país hace a Microsoft, se exigiera acceso a las nuevas actualizaciones de seguridad, que sí existen, pues estarán disponibles en otros países. Como en cualquier relación comercial, un cliente de gran peso como es México está en condiciones de exigir un servicio de calidad y sin perjuicios.

Toca al gobierno federal.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios