20 de Julio de 2018

Opinión

¿Unidad nacional?

Desde ésta, la única perspectiva posible, hablar de unidad nacional será un chiste cruel...

Compartir en Facebook ¿Unidad nacional?Compartir en Twiiter ¿Unidad nacional?

¿Unidad nacional? Para unos mexicanos no habrá hacia dónde hacerse. Para otros, como en ese anuncio televisivo tan desagradable, quedará la economía de casino. ¿Cómo hablar de unidad nacional si la especulación se define, precisamente, por carecer de nación? Ya me refería a ello en mi anterior comentario en estas páginas y mucho me temo que volveré a referirme porque Trump ha dado el cornetazo de salida a las carreras de capitales al derogar la Dodd-Frank Act, o sea, las mínimas formas de supervisión sobre Wall Street y todas las bolsas de valores que especulan en conexión con ese centro neurálgico (y supera por mucho la imaginación de los creadores de series como “Black Mirror” o “Mr. Robot”). 

Desde ésta, la única perspectiva posible, hablar de unidad nacional será un chiste cruel. Unido sin remedio se quedará el sector que no tenga para responder al grito de: “¡Hagan su juego, señores!”. Quien pueda especular, especulará contra su patria y su matria, ¡qué remedio! Vamos a recordar aquello de: “¡Ya nos saquearon!”, pero sabremos que, sí, nos volverán a saquear. Habrá lágrimas, como entonces, pero no “colinas de perro” para que se refugien los culpables de haber dilapidado, sin construir infraestructura, de haber secado nuestros campos y aun de haber lanzado rollos vacuos sin analizar la realidad. Se nacionalizó la banca cuando las arcas estaban vacías. Se devolvieron los bancos y se rescató a los banqueros cuando convenía para el juego de la especulación. Lloraron los millones que habrán de llorar, sin importar sus naciones, y volverán a reír los que entonces se rieron, en el festín de Mammón que es el demonio, en definición precisa del papa Francisco. 

¿Unidad nacional cuando en la globalización es anacrónico hablar de pasaportes porque se habla de cuentas corrientes que cruzan, sin problema, los altísimos muros y las fronteras muy bien custodiadas?.

Y quien no especula ¿debe arrinconarse a llorar como el perro de la colina? No. Pero tampoco puede luchar solo. Se necesita de esa unidad que, en el Siglo XIX, se definió como internacional desde las izquierdas. Precisamos de intelectuales colectivos, es decir, de partidos, que hagan mínimamente propuestas en vez de grilla y demagogia. 

Es tiempo de exigir propuestas de economía política y de ética pública a cambio de nuestro voto.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios