24 de Septiembre de 2018

Opinión

Urgen a partidos a mesa de diálogo

Si el discurso político no adquiere representación en la realidad como hecho puntual, contundente y deslumbrante, éste terminará extraviándose en lo escurridizo de las palabras vanas.

Compartir en Facebook Urgen a partidos a mesa de diálogoCompartir en Twiiter Urgen a partidos a mesa de diálogo

 

Si el discurso político no adquiere representación en la realidad como hecho puntual, contundente y deslumbrante, éste terminará extraviándose en lo escurridizo de las palabras vanas.
 
El presente es el espacio y tiempo de representación política, por ser correspondiente a la nueva era en la que se transita en Quintana Roo. Entonces, la táctica y la estrategia del verdadero líder político del estado abona ese camino con creatividad, con las veces que hace lo que hace y las veces que dice lo que dice.
 
El gobernador Roberto Borge Angulo formuló una invitación, por conducto de la Secretaría de Gobierno, para que todos los partidos políticos participen en una mesa de diálogo a fin de garantizar que la civilidad política impere en el Estado.
 
No puede dilatar excesivamente el tiempo del accionar entre el desacierto y la banalización, porque se corre el riesgo de desgastar una causa común. El gobernador reiteró que el diálogo y la armonía deben ser formas de convivencia democrática, y manifestó: “el debate sólo es fructífero cuando, a pesar de la diferencia de opiniones, se tiene disposición para dialogar y encontrar lo que nos une, lo que nos fortalece como sociedad”.
 
El diálogo es una de las maneras de la convivencia política, aún con diferencias en ideologías y pensamientos. 
 
El gobernador dijo que su gobierno reconoce y respeta a quienes optan por caminos diferentes en la búsqueda de un mejor estado, más democrático y en armonía, siempre que se promueva la unidad de los quintanarroenses.
 
Bien para aquellos que estarán dentro del conclave político de diálogo, así como mal para los que estén fuera de éste. Nadie debe proponerse destruir al otro para derrotarlo anticipadamente.
 
El esfuerzo de la oposición por la conquista de su objetivo electoral la ha consumido en una sola táctica y estrategia antagónica, en la que parece que saca a relucir su lucha siempre en un estatus faccioso. Eso ha hecho que su combatividad y resistencia hayan sido insuficientes ante la avalancha tricolor.
 
Quizá esto ocurre en la clase política que lidera a la oposición desde el norte del estado por estar atada aún a la vieja usanza pendenciera, de querer así sobresalir en la arena electoral del estadio local, lo cual le impide avanzar con la postura que asume al ser un adversario que trata con irrespeto la gobernabilidad democrática.
 
Ganar en lo electoral no es suficiente, hay que prepararse para atender las demandas sociales que vendrán para enfrentar la nueva circunstancia y se fortalezca la capacidad de pensar y trazar estrategias y tácticas para la atención de los pueblos. Sin embargo hay dispersión y falta de voluntad por parte de los decidores actuales de la oposición.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios