11 de Diciembre de 2017

Opinión

Usos regionales de alcanzar, aligerar y aviolentar

En Yucatán el verbo alcanzar equivalente a caber, dar: “Ya no alcanzamos en esta casa, vamos a tener que cambiarnos a otra más grande”

Compartir en Facebook Usos regionales de alcanzar, <i>aligerar</i> y <i>aviolentar</i>Compartir en Twiiter Usos regionales de alcanzar, <i>aligerar</i> y <i>aviolentar</i>

El verbo alcanzar proviene del latín incalciare, con influencia del artículo árabe al-. El Diccionario de la Real Academia Española trae 18 acepciones: desde “Llegar a juntarse con alguien o algo que va adelante”, hasta “Llegar hasta cierto punto o término”, pasando por “Llegar a percibir con la vista, el oído y el olfato”.

En la península yucateca este verbo se usa, además de estas acepciones, como verbo intransitivo equivalente a caber, dar: “Ya no alcanzamos en esta casa, vamos a tener que cambiarnos a otra más grande”. “No, este plato de comida ya no me alcanza”. El último ejemplo quiere decir que a quien habla no le cabrá más comida en el estómago y no que le hará falta o que no le es suficiente. 

Hay quienes usan el verbo alcanzar como sinónimo de llevar, acompañar a alguien (a pie o en algún vehículo) desde un lugar a otro: “¿Podrás alcanzar a Juan a la Avenida Colón?”. “¿Me podrás alcanzar a mi casa?”. 

También se emplea como lograr, conseguir: “Mi hijo mayor ya alcanzó su coche”. “Ya alcanzó su terrenito para construir su casa”. O se usa como igualar: “Ya mero me alcanza Juan, ya casi tiene mi estatura”.

Aligerar es un verbo derivado del francés léger (ligero) que pesa poco, ágil, veloz, leve; es hacer menos pesado, aliviar, moderar. Como verbo intransitivo es abreviar, acelerar, darse prisa en hacer algo. En este último sentido se usa en Yucatán: “Aligera el asunto ese; no sea que se muera tu suegro y te quedes sin herencia”. 

Como sinónimo se utiliza, aunque cada vez menos, la voz aviolentar que equivale a “hacer algo con rapidez” o “apurar a otro”: “Aviolenta Manuel, ya es tarde, no vamos a llegar”. “Si quieres tener éxito, aviolenta ese asunto; no sea que después se arrepienta tu hermanito”.

A pesar de la sinonimia entre aligerar y aviolentar, en Yucatán parece emplearse con cierta inconsciente propiedad, el aviolenta es áspero; casi hay en él reprensión o reproche: “¡Aviolenta, mujer! vamos a llegar tarde a misa”. 

Aligerar está matizado de cierta complaciente tolerancia y comprensión. En aviolenta se percibe sumergida la noción de violencia para ordenar. En aligera el concepto escondido de lo que es más leve y, por tanto, más ligero en el mejor sentido de la palabra.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios