26 de Septiembre de 2018

Opinión

Usted disculpe

El gobierno ofrecerá disculpas a dos soldados que fueron dados de baja del Ejército por ser portadores del VIH.

Compartir en Facebook Usted disculpeCompartir en Twiiter Usted disculpe

Este viernes 24 de julio tendrá lugar un hecho inédito. El gobierno ofrecerá disculpas a dos soldados que fueron dados de baja del Ejército por ser portadores del VIH. Aunque ya el gobierno ha ofrecido disculpas públicas a otros agraviados, precisamente por militares, no recordamos que se haya hecho con personal de las fuerzas armadas.

Ha sido una larga espera para el subteniente J. S.C.H. y para el cabo de Infantería M.G.S., quienes con 19 y 12 años en el activo fueron cesados “por inutilidad fuera del servicio” en 1998 y 200, respectivamente. La Sedena invocó para ello la famosa tabla de padecimientos de la Ley del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas (Issfam) que establece las causales de retiro o baja del servicio activo. 

Como resultado de la baja del Ejército, ambos militares sufrieron el cese del pago de su salario y la pérdida de su derecho a recibir asistencia de salud y medicamentos para su tratamiento.  Los mandaron a la calle y en indefensión.  

El oficial y el cabo encontraron apoyo en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que en octubre de 2011 -¡hace casi cuatro años!- emitió una recomendación al gobierno mexicano en la que solicitó se les brindaran los servicios médicos que requirieran y la pública reparación del daño material. Después de la sentencia de la CIDH en 2011, fueron reinstalados en 2012 y solicitaron su retiro, el cual se les concedió.

La disculpa pública se ha programado para este viernes en el Museo de Discriminación y Tolerancia, a través del secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong. Para preservar su privacidad, ellos no estarán presentes, solo sus abogados. 

Además de la disculpa pública, la justa batalla ganada por  J.S.C.H. y M.G.S. tuvo otros alcances: en marzo de 2014, la Cámara de Diputados aprobó un dictamen que reformó la Ley del Issfam y se estableció que padecimientos como la diabetes, hipertensión arterial, el VIH y la obesidad, entre los miembros activos del Ejército, Fuerza Aérea y Armada, podrán ser causa de cambio de arma o de servicio, pero no de retiro por incapacidad.

Dos preguntas: ¿por qué tardaron tanto en reivindicar a estos militares? y ¿por qué las disculpas no las ofrece quien infligió el agravio, en este caso el Ejército? Sólo tengo respuesta a la segunda, con una máxima castrense que, si no fuera porque ofende, debe ser anacrónica: “El mando nunca se equivoca”.

Anexo “1”

Derechos Humanos en la milicia

La integración de las fuerzas armadas mexicanas a la lucha contra la delincuencia organizada le ha valido dejar de ser instituciones intocables. Su constante exposición en enfrentamientos con presuntos delincuentes ha incrementado las quejas y denuncias de abuso, desapariciones y violaciones a los derechos humanos.

No debemos pasar por alto que desde 2010, en la Escuela Militar de Enfermeras, la CNDH impartió el Diplomado en Derechos Humanos de las Víctimas del Delito y Abuso del Poder,  a personal del Ejército y de la Armada. Fue un arranque porque ambas secretarías han estado capacitando en esta materia a su personal, como parte de sus sistemas educativo y de adiestramiento, mediante seminarios, diplomados, conferencias y talleres.

El camino es largo, pero se ha comenzado a andar y seguramente algo se ha logrado, prueba de ello es la reivindicación a estos dos militares portadores de VIH. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios