25 de Septiembre de 2018

Opinión

V Tiempo: Contrastes y experiencia (6)

Se imaginó cómo era la escena de su abuelo apicultor y también ve que, con el paso del tiempo, se va olvidando este maravilloso empleo.

Compartir en Facebook V Tiempo: Contrastes y experiencia (6)Compartir en Twiiter V Tiempo: Contrastes y experiencia (6)

Otra actividad interesante es la que vivió Ángel Gabriel Góngora Canul, en la que de manera contrastante experimentó el estilo de vida entre el campo y la ciudad. Manifiesta su orgullo de haber nacido en esta tierra y con el paso del tiempo va aprendiendo y la va preciando más. 

Su estancia en Santa Elena fue parte de este aprendizaje, la convivencia con la gente de este lugar le demostró no sólo las ganas de cooperar y apoyar el proyecto, ya que, además, comparó el ritmo de vida agitado de la ciudad, la rutina estresante, con la vida tranquila. 

Este contraste le permitió reflexionar.  Además, conoció otros materiales para trabajar y gente agradable con la que pudo intercambiar conocimientos y experiencias.

Menciona que fue necesario dibujar unos tambores para que entendieran cómo eran, ya que la palabra empleada la estaban confundiendo con el nombre de un fruto de la región. Viene al caso la mención de un “tunkul” que hubo en el pueblo y que tocaban para reunir a la población antes que apareciera la pickup con sonido amplificado que sirve como anunciador en el pueblo.

Se necesitó la colaboración de la gente que trabaja el barro en Santa Elena para poder elaborar unos silbatos prehispánicos para que junto con los tambores y demás instrumentos se  formara un pequeño ensamble. 

Algo que disfrutó Ángel  fue la impresión que causaron los instrumentos que llevaron al pueblo y cuyos sonidos maravillaron a los vecinos, sobre todo a los jóvenes.

Una madrugada visitaron una milpa, lo que les generó nuevas sensaciones, y descubrieron que el sonido de uno de los silbatos atraía a ciertas aves, con lo que se daría un uso diferente a la ocarina. 

Cerca de la milpa escucharon un enjambre de abejas que le recordó a Ángel una foto del abuelo trabajando en su apiario. Por fortuna, la neblina que moja las alas de las abejitas les evita volar y se salvaron de los piquetes. Ángel, se imaginó cómo era la escena de su abuelo apicultor y también ve que, con el paso del tiempo, se va olvidando este maravilloso empleo a partir de la narración de su abuelo en donde detalla las causas que han propiciado la reducción de las colmenas.

Todas las experiencias que vivieron Ángel y los jóvenes que se sumaron a este equipo  generaron una conciencia que los motiva, descubriendo nuevos instrumentos, otros contextos que les permiten ampliar su universo que va formando parte del carácter y la personalidad de cada individuo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios