21 de Julio de 2018

Opinión

Valores en retroceso

El robo reiterado, más allá de una travesura o “maldad”, sólo evidencia los primeros pasos a un futuro delincuencial.

Compartir en Facebook Valores en retrocesoCompartir en Twiiter Valores en retroceso

En plática con mi hijo el pasado fin de semana, me comentaba preocupado sobre los cada vez más frecuentes escándalos en las escuelas y el reciente robo perpetrado  contra uno de sus mejores amigos.

Dentro de los problemas actuales  en el seno de las instituciones educativas, sin duda el primer lugar lo ocupa el bullying; el segundo, el trato inequitativo a los educandos por los directivos, con base en los recursos económicos de los padres, y en tercer lugar colocaría la evidente decadencia en cuanto a valores y principios exhibida entre muchos con la  falta de respeto a la propiedad ajena.

Regresando al evento que motiva mi columna, destaco  que el robo reiterado, más allá de una travesura o “maldad”, sólo evidencia los primeros pasos a un futuro delincuencial.

De lo anterior podemos abundar revisando el  entorno cotidiano, plagado de violencia,  que por deficiencias y sesgos en el andamiaje legal les permite navegar impunemente a miles de perpetradores, quienes, a pesar de los hechos, salen victoriosos gracias a múltiples argucias de litigantes sin escrúpulos. 

Mi inquietud radica en que esa actual  falta de control y fomento de principios y valores  podría repercutir en el comportamiento de nuestros futuros profesionistas, en quienes depositaremos nuestra confianza y los destinos de quienes vivimos en este Yucatán de nuestro México moderno. 

Convendría preguntarnos por qué esta tendencia poco ortodoxa de comportarse de algunos jóvenes, y me inclinaría a pensar que, en aras de la modernidad y la psicología, hemos reducido en gran medida las normas disciplinarias. En el mismo orden de ideas,  existen instancias extraescolares a las cuales muchas veces  se recure -por cualquier evento- con el afán de evitar la sanción o menguar el castigo que inclusive amenace de forma real o sentida la permanencia del educando en dicha institución.

El problema es multidimensional y cualquier opinión, experiencia o propuesta es válida cuando de educación hablamos. Seguimos sin tener lineamientos y reglas claras, derivado de la falta de apertura y participación de los  ciudadanos que de forma consensuada e inteligente construyan políticas públicas eficientes.

Es incuestionable que las  actitudes negativas nos son privativas de un nivel socioeconómico y mucho menos de estructuras educativas. Vivimos en un mundo globalizado y mediático, donde las experiencias definen comportamientos y unifican respuestas, con un lenguaje común que incita a vivir nuevas experiencias que aporten elementos novedosos e impongan un nuevo reto para sus “iguales”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios