10 de Diciembre de 2018

Opinión

Vamos a la playa, oh, oh, oh, oh, oh…

Los profesores, cansados y saturados 'ya no querían más queso, sino salir de la ratonera'...

Compartir en Facebook Vamos a la playa, oh, oh, oh, oh, oh…Compartir en Twiiter Vamos a la playa, oh, oh, oh, oh, oh…

Con el retorno de la primavera, además de su tradicional puente, se comenzó a caldear el ánimo entre estudiantes y maestros en los días previos al período vacacional de Semana Santa. Las altas temperaturas reinantes en esa última semana de clases enloquecieron por completo a los muchachos que poco o nada hacían durante sus clases. 

En el nivel de secundaria la lucha de los docentes por conservar el orden dentro del aula fue el pan de cada día. En este nivel, los maestros debieron lidiar con los cambios hormonales de la adolescencia que alteran la conducta de los jóvenes en su búsqueda por definir su propia personalidad en un mundo tan complicado.

Por su parte, los profesores, cansados y saturados de tantos formatos e informes que llenaron para analizar en la sesión ordinaria del consejo técnico escolar “ya no querían más queso, sino salir de la ratonera”, y en muchos de ellos se observó la misma actitud de sus alumnos. 

Para el viernes, ya nadie prestaba atención o participaba en los análisis de los resultados del Plan de Mejora Escolar. Así las lentas horas fueron pasando y los maestros sólo pensando en: “Vamos a la playa, oh, oh, oh, oh, oh…”, a todos les picaba la escuela y lo urgente era salir ya de vacaciones.

Pero las olas del mar y el olor del pescado frito no sólo atrajeron al magisterio, pues su ex lideresa Elba Esther Gordillo Morales también hizo esfuerzos desesperados para salir de reclusión y pasarse unas largas vacaciones en su casa, aunque sea solamente para continuar su proceso penal desde su domicilio, pero en casa al fin. 

Pese a su reconocida capacidad de estratega política y a su competitivo equipo de abogados, la estrategia legal para su liberación les falló. Con el argumento de que su estado de salud es delicado, sus abogados habían metido un primer informe médico sobre su salud para que fuese analizado por el juez sexto Alejandro Caballero, que le lleva su proceso penal por delitos de delincuencia y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Sin embargo, aunque éste le diga que sí, no hicieron la misma petición al juez 14 de distrito de procesos penales federales, quien fue el que la sujetó a proceso penal por defraudación fiscal cometido por un monto de 2 millones 199 mil pesos, por el cual no alcanza la libertad bajo caución. 

La sospecha sobre el dictamen médico que presentó obligará a la maestra a someterse a un nuevo estudio para aclarar cualquier duda. Muchas piedritas ¿Por qué serán?.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios