15 de Octubre de 2018

Opinión

Video amigo en plena campaña

Lo que le faltaba al PRD en el proceso electoral: en su etapa culminante detonó en Cancún un escándalo que impacta de lleno en su alcalde perredista, Julián Ricalde Magaña...

Compartir en Facebook Video amigo en plena campañaCompartir en Twiiter Video amigo en plena campaña

Lo que le faltaba al PRD en el proceso electoral: en su etapa culminante detonó en Cancún un escándalo que impacta de lleno en su alcalde perredista, Julián Ricalde Magaña, quien fue filmado en una situación que se asemeja a la que hundió a René Bejarano, el señor de las grandes ligas.

Siendo presidente municipal electo, Julián Ricalde fue pescado en video por un émulo de Carlos Ahumada: el alcalde interino Jaime Hernández Zaragoza, quien le tendió una trampa a su compañero de partido. Y Ricalde mordió el anzuelo con efectos devastadores en estos días de campaña, ya que el menor error o tropiezo tiene efectos devastadores, capitalizados con avidez por los adversarios.

Mientras el alcalde de Cancún intenta hacer un obligado control de daños a nivel local –el escándalo se extendió de inmediato a nivel nacional– el estallido también incomoda a perredistas del sur que no andan muy bien en sus campañas, al menos a nivel mediático.

Ahora, además de lidiar con la falta de dinero, el candidato perredista a la alcaldía capitalina, Andrés Blanco Cruz, y los demás candidatos perredistas a diputados han sido los más damnificados con el escándalo de Julián Ricalde, convirtiéndose en víctimas colaterales de la cruenta guerra electoral que se disputa en Cancún.

El “bejaranazo” de Ricalde causó un daño mayúsculo a los candidatos perredistas del sur, quienes de por sí estaban luchando por hacer un papel digno en las elecciones del 7 de julio, pero desde ayer andan de capa caída, damnificados por un video amigo.

Porque no sólo el candidato a alcalde de la capital, Andrés Blanco Cruz, salió afectado por este escabroso asunto, sino también el candidato a la presidencia municipal de Bacalar, Emilio Ariza Román, quien hace todo lo posible por mantenerse en pie en la contienda.

Alianza respetada

Porque en el décimo municipio sí se respetó la alianza de facto con el PAN, cosa que molestó a los perredistas de hueso colorado en Bacalar y han dejado a su suerte al profesor Emilio Ariza, que hoy se encuentra muy lejos de sus competidores, Rivelino Valdivia del PT, y José Alfredo “Chepe” Contreras Méndez, del PRI.

De hecho, los militantes perredistas que conforman el voto duro del Sol Azteca en ese municipio están inclinándose por el petista Rivelino Valdivia, quien fuera su anterior aliado. 

A menos de tres semanas de la batalla en las urnas lo que menos esperaban Andrés Blanco, Emilio Ariza, y el resto de los perredistas sureños, era un golpe mortal a sus aspiraciones como el que recibieron este miércoles, inesperado y letal.

El proceso electoral en su recta final anuncia nuevas cintas y otro tipo de sorpresas, agradables o desagradables, según el cristal con que se miren.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios