21 de Agosto de 2018

Opinión

Violencia, enemiga de la paz y la concordia

Se estima que el 35 % de mujeres solteras y niñas sufren algún tipo de violencia física o sexual a lo largo de sus vidas y en algún país, un porcentaje mayor...

Compartir en Facebook Violencia, enemiga de la paz y la concordiaCompartir en Twiiter Violencia, enemiga de la paz y la concordia

El 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.
Un esfuerzo que debe realizar el contexto de todas las naciones del mundo, no sólo por lo que significa la mujer en todas sus facetas en la vida del hombre: amiga, esposa, hija, madre, abuela, etc., sino sobre todo fuente insustituible de ternura.

Ningún ser humano, y menos la mujer, se merece, como dijera el poeta, ser agredida ni con el pétalo de una rosa…

En todos los estratos de nuestra sociedad debemos reflejar el esfuerzo, el trabajo que se realiza para lograr que las compañeras de vida del hombre encuentren los espacios de dignidad y progreso, para caminar junto a su compañero sin cortapisa alguna.

Muchísimas son las mujeres que han destacado en todos los campos de la actividad humana, especialmente en algunos que antaño se consideraban coto exclusivo del hombre.

Debemos honrarlas siempre y desterrar esas formas abominables de violencia contra la mujer: física, psicológica, sexual, económica, entre otras.

Se estima que el 35% de mujeres solteras y niñas sufren algún tipo de violencia física o sexual a lo largo de sus vidas y en algún país, un porcentaje mayor. En México, la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, efectuada en 2011, indica que 22.5% de las mujeres solteras, a partir de los 15 años, declaró haber tenido algún incidente de violencia.

Panorama aterrador si consideramos que esas mujeres fueron maltratadas en el seno mismo del hogar, refugio de la paz, la concordia, la ternura y la comprensión en medio de los avatares de la cotidianidad.

¿Qué hacer para eliminar este flagelo universal?

Retornar a los valores: empatía, honradez, dignidad, respeto y tantos más que deberían ser la norma de conducta de todas las personas dignas, con pleno respeto a las prerrogativas de hombres y mujeres, en cualquier etapa de su vida.

Honrar a una mujer honra a quien le reconoce sus valores y lucha por hacer no sólo el 25 de noviembre, sino todos y cada uno de los días del año, un Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios