20 de Septiembre de 2018

Opinión

Vivir cue$ta…

A la llegada de la edad del retiro, vivir le costará, pero le costará menos; todo tiene un precio en esta vida y no es posible ni justo extender la mano y pedirle al tata gobierno que nos de los niveles de bienestar que deseamos.

Compartir en Facebook Vivir cue$ta…Compartir en Twiiter Vivir cue$ta…

La vida cuesta y no es barata

Si nació en el IMSS, Issste u Hospital Militar, su llegada de París no fue tan costosa, al menos para sus padres; pero si nació en el hospital general, en una clínica o sanatorio particular, su arribo costó desde una cuota de recuperación hasta un buen billete.

Desde antes de nacer ya costábamos a alguien; pero duele más al bolsillo, cuando el costo por vivir nosotros lo tenemos que pagar, pues hay que trabajar, sea en la economía formal o en la informal.

Trabajar es necesario, justo e indispensable; las botanas gratis se acabaron.

¿Cuánto gasta al mes en alimentación, vestido, vivienda, educación, esparcimiento, conservación de la salud y creación del patrimonio? 

Cuando llegamos a la década de los cincuenta años, nos empieza a preocupar cómo será la última etapa de nuestra vida y quién verá por nosotros en nuestra vejez.

¿Será su vejez cómoda, tranquila, holgada y solvente o está de pensarse? ¿Cotiza a algún instituto de seguridad social? ¿Recibirá una pensión y tendrá acceso a la asistencia médica en la recta final de su vida?

En nuestro país -cada vez más bárbaro y violento- según datos de la Cepal, el 65% de la población ocupada no tiene acceso a servicios de salud y el Inegi estima que más del 28% de la población económicamente ocupada está en la informalidad; es decir, no paga impuestos y carece de servicios médico asistenciales oficiales.  

Quienes realicen sus actividades desde la economía informal, pueden regularizarse y tener derecho a servicios médicos, crédito de vivienda y recibir una pensión de invalidez, incapacidad, cesantía, vejez, orfandad o ascendencia, de incorporarse al Régimen de Incorporación Fiscal, y al Régimen de Incorporación a la Seguridad Social patrones, trabajadores y sus familias.

Así, llegada la edad del retiro, vivir le costará, pero le costará menos; todo tiene un precio en esta vida y no es posible ni justo extender la mano y pedirle al tata gobierno que nos de los niveles de bienestar que deseamos; por ello, patrones y trabajadores deben de salir de la informalidad y cumplir tal y como lo establecen las Leyes.

Somos pobres y subdesarrollados no por falta de talento, creatividad e imaginación, sino porque todo queremos obtenerlo con el menor esfuerzo; nuestra mente es pequeña, porque así nos han enseñado a actuar desde siempre; pero ya es tiempo de despertar, ordenada, legal y civilizadamente; usemos nuestra inteligencia y cualidades para nuestro bien y el de los demás.

En nuestra siguiente entrega le daré más detalles de las ventajas y beneficios fiscales que la Ley nos concede a través del RIF y del RISS.

Más información en http://sipse.com/miretiroypension; asesoría en [email protected]

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios