19 de Abril de 2018

Opinión

Voluntad

Las cosas de la convivencia humana se están llenando de conductas del no hacer y en manos de la inercia, es decir que nada pase.

Compartir en Facebook VoluntadCompartir en Twiiter Voluntad

Definiciones. Iniciaré el desarrollo de este tema con algunas de las definiciones de la Real Academia Española. Voluntad proviene del lat. voluntas, -tis: 1.f. Facultad de decidir y ordenar la propia conducta, 2.f. Libre albedrío o libre determinación, 3.fIntención, ánimo o resolución de hacer algo, y 4. fGana o deseo de hacer algo.

Implicaciones. ¿Por qué hablar de algo como la voluntad? Bueno,pensado en la primera definición y el hecho de que contenga la palabra conducta, tiene sus propias implicaciones sociales y jurídicas; ese es el punto de partida.

Efectos. Las implicaciones sociales que tiene esta palabra por sí misma están ligadas a efectos que tiene en y para las relaciones humanas. La convivencia cotidiana de toda una sociedad se basa en el hacer o en el dejar de hacer; para ello sólo basta tomar una decisión y ejecutar una conducta.

En lo simple o lo complejo.Pero ¿cómo podríamos entender estos efectos? Bueno, los mismos se dan tanto en lo simple como en lo complejo; lo simple podría ser una actividad cotidiana, obligatoria o no, pero para cualquiera de los casos primero tomas la decisión y después ejecutas la conducta, que sin la voluntad no podría concretarse. El ejemplo podría ser levantarse a determinada hora para iniciar tus actividades diarias, el no hacerlo tiene sus efectos y el hacerlo también; en cualquiera de los dos casos se presentarán las consecuencias.  

Mundo inerte.Queda claro que en el hacer o el no hacer, ligado a la voluntad, hay efectos, pero lo interesante se presenta cuando deja de existir la voluntad y ante ello las cosas se trasladan al mundo de lo inerte; en otras palabras, simplemente a: nada sucedió.

Nada pasa. Sin embargo, las cosas de la convivencia humana se están llenando de conductas del no hacer y en manos de la inercia, es decir que nada pase. Eso provoca que la inercia continúe y se vuelva peligrosa la convivencia social, que sigamos sin tener voluntad, que permitamos que nada cambie y que el mundo siga igual.

Decía Víctor Hugo: “A nadie le faltan fuerzas; lo que a muchísimos les falta es voluntad”. No hay mejor manera de describir lo que tiene el contenido de este trabajo, ya que, si bien es cierto las cosas de la convivencia humana no están en el punto de lo deseable, también lo es que a los integrantes de la sociedad, sin referir en específico una posición, un cargo, religión, etc., en conjunto pareciera que nos falta voluntad.

Voluntad. Pero esa voluntad de hacer, de cumplir, de ser ciudadanos de bien, de no esperar que los demás hagan para hacer; simplemente cambiar la inercia del no hacer o no tomar decisiones, para ponernos a hacer, hacerlo bien y para hacer el bien. 
¿Qué acaso se cumple lo que decía Víctor Hugo: nos falta voluntad?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios